María Alejandra Vicuña es la segunda mujer en ocupar la Vicepresidencia

Imprimir
Categoría: Actualidad
Fecha de publicación

La guayaquileña María Alejandra Vicuña Muñoz tomó juramento ante la Asamblea Nacional como nueva vicepresidenta de la República del Ecuador.

Con la presencia ministros de Estado, autoridades de control, cuerpo diplomático, ciudadanos, familiares y otros invitados, el presidente de la Asamblea Nacional, José Serrano Salgado, tomó el juramento de rigor y posesionó a María Alejandra Vicuña después de que con 70 votos a favor la designara como Vicepresidenta de la República.

La guayaquileña, de 39 años, es la segunda mujer en la historia republicana del Ecuador en ocupar la segunda magistratura. Por un corto período, la primera fue Rosalía Arteaga.

Precisamente, en su discurso, agradeció a Lenín Moreno, presidente de la República, “por la confianza puesta en las mujeres ecuatorianas, la misma que se ha expresado de forma clara y frontal al conformar la terna”. “Sorteando todos los desafíos de lo que implica ser mujer en la política hemos dado nuestro mayor esfuerzo y dedicación en la construcción de una nación del tamaño de los sueños de su pueblo”, enfatizó.

Agradeció a sus compañeras Rosana Alvarado y María Fernanda Espinosa, que formaron la terna, por su entrega a las causas más nobles y a los legisladores por su confianza para asumir una gran responsabilidad. Por eso, se comprometió a desempeñar el cargo “con total honestidad, transparencia y compromiso al servicio del pueblo ecuatoriano y de sus anhelos”.

La Vicepresidenta dijo que cumplirá la orden del pueblo de erradicar cualquier expresión de corrupción y la necesidad de profundizar la democracia y fortalecer la participación de la gente. Por ello, aseguró que el gobierno consultará a los ecuatorianos las veces que sean necesarias para construir el poder popular como pilar de una democracia profunda y verdadera.

Resaltó el papel que desempeña el gobierno, que le ha apostado al diálogo y se comprometió a que su Vicepresidencia también sea para la gente y con la gente. Aprovechó para convocar a la unidad y al consenso como herramientas fundamentales para continuar los grandes desafíos que aún quedan por delante.

Para ella se ha impulsado esta herramienta no como un mecanismo de apagar incendios o enfrentar coyunturas, sino como una verdadera forma de gobernar, porque “creemos que podemos construir grandes acuerdos, porque confiamos en nuestra gente para ver lo que nos une; porque entendemos que la política de la imposición puede ser efectiva por un tiempo, pero no será ni duradera ni fortalecerá el proceso político”.

Reconoció que hay cosas que cambiar, pues el mandato del pueblo no fue para administrar el Estado, sino para transformarlo. Afirmó que construirán un país con igualdad de oportunidades y una economía estable; crearán empleo de calidad; fomentarán la producción y la generación de riqueza para la satisfacción de las necesidades básicas de todos los hogares, especialmente de los más pobres.

Hizo hincapié en la garantía de derechos para todos durante toda la vida, porque está convencida que la mayor riqueza está en los niños, niñas, adolescentes y jóvenes para ser los creadores de un país generador de conocimiento. Pero también trabajará por los adultos mayores, “reconociendo su esfuerzo de toda una vida”.

Señaló que el actual gobierno está con los migrantes, personas con discapacidad, trabajadores. Buscará que nadie se quede atrás. También dijo que el gobierno quiere un país donde se integren todas las naciones, un Estado que garantice el derecho de sus pueblos y nacionalidades y que continúe logrando acuerdos con el sector empresarial.

Además, “queremos un país para las mujeres, donde los 8 de marzo no tengamos que encontrarnos gritando Ni una Menos. Y para ello deberemos enfocarnos en empoderar a las mujeres, en garantizarles condiciones de equidad y mecanismos concretos para la garantía de su autonomía. Hemos hablado fuerte y claro, la violencia machista no solamente menoscaba la dignidad de las mujeres, vulnera nuestra democracia y a la sociedad en su conjunto”.

Sostuvo que cada uno de los días le ha dedicado a cumplir el plan de gobierno, como las misiones Toda una Vida, la Minga Agropecuaria, las Manuelas, Impulso Joven, el Médico del Barrio y anunció que trabajarán también para reparar a las víctimas de violaciones de derechos humanos y para construir una justicia restaurativa.

En respeto a la Constitución y a favor de la democracia y la gobernabilidad del país, la Asamblea Nacional eligió nueva Vicepresidenta de la República, María Alejandra Vicuña, afirmó el titular del Legislativo José Serrano, en su cuenta de twitter @ppsesa

“Esperamos que la democracia se fortalezca con las acciones ejecutadas hoy. Usted tiene la responsabilidad histórica de no traicionar este mandato”, insistió el presidente del Parlamento, antes de dar por clausurada la sesión.

Entretanto que el presidente Lenin Moreno en su cuenta de twitter @Lenin  escribió: “La Asamblea Nacional lo ha decidido. Felicitaciones a la Vicepresidenta María Alejandra Vicuña. ¡Continuaremos trabajando por la equidad y la inclusión!, María Alejandra Vicuña, vicepresidenta”.

La nueva Vicepresidenta

María Alejandra Vicuña Muñoz es una joven guayaquileña de 39 años. Se graduó de Psicóloga Clínica en la Universidad de Guayaquil y egresó de una Maestría en Administración de Empresas, en la Universidad de Guayaquil en convenio con la Universidad de La Plata, Argentina.

En el actual período del presidente Moreno fue nombrada como Ministra de Desarrollo Urbano y Vivienda y se le encargó el liderazgo de la Misión Casa para Todos, programa emblemático del gobierno central.

En cuanto a su trayectoria política ha ocupado distintos cargos públicos. Fue Asambleísta por Guayas en los períodos 2009-2013 y 2013-2017. En el Parlamento ocupó la Vicepresidencia de la Comisión del Derecho a la Salud e integró las comisiones especializadas que trataron las leyes para enmiendas constitucionales, la garantía de los derechos de las personas con discapacidad y de educación intercultural.

También formó parte de la Comisión de Educación, Ciencia, Tecnología y Comunicación del Parlamento Latinoamericano. Integró el Grupo Parlamentario por los Derechos de las Mujeres y estuvo en la Coordinación del Grupo Parlamentario por la Garantía de Derechos de Niñez y Adolescencia. Además, fue delegada por Ecuador a la Unión Interparlamentaria, (UIP). Ocupó cargos en el Servicio de Rentas Internas y en el Ministerio de Turismo.

Antecedentes

El pasado 4 de enero, Lenín Moreno, presidente del Ecuador, envió una comunicación a la Asamblea en la que indica que el segundo mandatario ha incurrido en la figura de ausencia definitiva del cargo, según en los artículos 146, 147 y 150 de la Constitución.

En el oficio, Moreno explica que la Carta Magna especifica las causales para definir la ausencia temporal del cargo para el Vicepresidente, que son las mismas que las determinadas para el Presidente, según el artículo 150. Pero, es el artículo 146 el que establece que se considera “ausencia temporal la enfermedad u otra circunstancia de fuerza mayor que le impida ejercer su función durante un período máximo de tres meses”.

Ese tiempo, de acuerdo con las certificaciones que anexa y sus indicaciones, había concluido. Precisa que en audiencia celebrada el 2 de octubre del 2017, en la Corte Nacional de Justicia, se dictó orden de prisión preventiva en contra de Jorge Glas, “circunstancia de fuerza mayor que le impidió el ejercicio de su función para la cual fue electo, configurándose la ausencia temporal a partir de esa fecha”.

Corrido ese plazo de tres meses, Moreno adjuntó una certificación del Ministerio de Justicia que, al 4 de enero de 2018, acredita la fecha desde la cual Jorge Glas se encuentra privado de su libertad y la autoridad judicial que dictó dicha medida, “por lo que su ausencia se ha vuelto definitiva”. En el proceso judicial Glas fue sentenciado a seis años de prisión, por el delito de asociación ilícita en el caso Odebrecht, aunque el fallo aún no está en firme.

Este proceso lo recordó el asambleísta César Litardo, quien mencionó que por votación unánime fue la Asamblea la que autorizó el inicio de ese juicio, por lo que consideró que la sesión de hoy es el cierre de un ciclo. “Dentro del proceso de fiscalización cumplimos con el ámbito que nos correspondía”, manifestó.  (I)

 

Diseño y Hosting: www.kalfukura.com