Fuegos artificiales para dar la bienvenida al año nuevo

Imprimir
Categoría: Tecnología
Fecha de publicación

El color rosa de la cabeza es fruto del brillo del hidrógeno, provocado por el nacimiento de nuevas estrellas con una masa equivalente a un millón de soles. Las estrellas se encuentran agrupadas en grandes cúmulos formados hace menos de un millón de años.

 

Están constituidas principalmente por hidrógeno y helio, pero incorporan elementos más pesados, como oxígeno y carbono. Cuando estas estrellas mueren, liberan sus elementos pesados, que enriquecen el gas circundante. En Kiso 5639, el gas más brillante de la cabeza presenta menos elementos pesados que el resto de la galaxia. Los astrónomos creen que el último evento de formación estelar se desencadenó cuando la galaxia acreció gas primordial procedente de sus alrededores, dado que el espacio intergaláctico contiene un gas más limpio y rico en hidrógeno.

Las cavidades en el gas se deben a la detonación de numerosas supernovas —como fuegos artificiales en el cielo— que horadaron el gas supercaliente.

La cola, que se extiende desde la cabeza de la galaxia y está salpicada de brillantes estrellas azules, contiene al menos cuatro regiones de formación estelar claras. Estas estrellas parecen ser más antiguas que las de la cabeza.

Unos tenues filamentos, que comprenden gas y algunas estrellas, se prolongan más allá del cuerpo principal de este renacuajo cósmico.

Las observaciones se efectuaron entre febrero y julio de 2015 con la Cámara de Gran Angular 3 de Hubble. Kiso 5639 se encuentra a 82 millones de años luz de nosotros. Su cabeza tiene un diámetro de unos 2.700 años luz. (I)

Fuente: ESA

Diseño y Hosting: www.kalfukura.com