EL COMETA NAVIDEÑO LOVEJOY CAPTURADO DESDE EL OBSERVATORIO PARANAL EN CHILE

Imprimir
Categoría: Tecnología
Fecha de publicación

El recientemente descubierto Cometa Lovejoy ha sido captado en sorprendentes fotografías y en vídeo obtenidos desde el Observatorio Paranal de ESO, en Chile.

El cometa adornó el cielo del sur tras haber superado, de forma inesperada, su encuentro con el Sol. Gabriel Brammer, de ESO, captó una nueva secuencia de imágenes en vídeo el 22 de diciembre de 2011. Gabriel estaba terminando su turno como astrónomo de soporte en el Observatorio Paranal, cuando el Cometa Lovejoy se elevó en el horizonte justo antes del anochecer. En palabras del propio Gabriel Brammer: “Durante la última mañana de mi turno intenté capturarlo con una cámara antes de la puesta de sol. La cola del cometa era fácilmente visible a simple vista, y la combinación de la Luna creciente, el cometa, la Vía Láctea y la estrella de guiado láser era casi tan impresionante a simple vista como aparece en las fotografías de larga exposición”.

La secuencia también plasma el fino rayo de la Estrella de Guiado Láser del VLT en contraste con el bello fondo de la Vía Láctea, al tiempo que los astrónomos llevaban a cabo la última observación de la noche. El óptico de ESO, Guillaume Blanchard, hizo una magnífica foto gran angular del Cometa Lovejoy y el Embajador de Fotografía de ESO, Yuri Beletsky, capturó el espectáculo desde Santiago de Chile. Blanchard dijo: "Para mí, este cometa es un regalo de Navidad para la gente que debe quedarse en Paranal durante estas fechas". Este cometa brillante también fue visto desde la Estación Espacial Internacional en otra impresionante secuencia de vídeo el 21 de diciembre por la tripulación, que lo captó iluminando el lado oscuro de la Tierra.

El Cometa Lovejoy ha sido tema central de conversación dentro de la comunidad astronómica durante las últimas semanas. Fue descubierto el 27 de noviembre por el astrónomo amateur australiano Terry Lovejoy y fue clasificado como un Kreutz sungrazer, (cometas rasantes del Sol) con una órbita muy cercana al Sol. La pasada semana, el cometa entró en la corona solar, algo que se sabía que iba a ocurrir desde hacía tiempo, pasando a apenas 140.000 kilómetros de la superficie del Sol. Sin duda un roce muy cercano. Se esperaba que el cometa se partiese y evaporase, pero en lugar de ello sobrevivió a su ardiente encuentro humeante con el Sol y, para sorpresa de muchos, resurgió unos días más tarde.

Ahora es visible desde el hemisferio sur, apareciendo al atardecer, y está formado por una brillante cola de millones de kilómetros de largo, compuesta de partículas de polvo que están siendo sopladas por los vientos solares. Lovejoy continuará su órbita altamente excéntrica alrededor del Sol y, una vez más, dasaparecerá perdiéndose en el Sistema solar. Sería interesante saber si sobrevivirá para cumplir con su próximo reencuentro en nuestros cielos, predicho para dentro de 314 años.

Fuente: La Nasa/La Noticia al Instante

Diseño y Hosting: www.kalfukura.com