Las Personas Sordas comparten su Idioma

Imprimir
Categoría: Cultura
Fecha de publicación

La Alcaldía de Quito y la Asociación de Personas Sordas de Pichincha, en el marco de la política de inclusión social y la función social del patrimonio cultural, iniciaron hoy, en la Sala de Capacitación del Instituto Metropolitano de Patrimonio, ubicada en la calle García Moreno y Manabí, el nuevo curso de Lengua de Señas Ecuatoriana.

En la apertura del curso la coordinadora del evento licenciada Margarita Llerena, a la par de dar la bienvenida a los participantes, agradeció a nombre del Municipio de Quito a la Asociación de Personas Sordas de Pichincha, por continuar compartiendo y difundiendo su idioma.

Es muy importante que aprendan la Lengua de Señas Ecuatoriana, estos cursos les permitirán conversar y relacionarse con las personas sordas. Es fundamental que aprendan el primer nivel y luego el segundo, tercer y cuarto nivel, hay que aprender continuamente, manifestó la señora Rocio Analuisa, Presidenta de la Asociación de Personas Sordas de Pichincha.

Solamente este primer día de clases contaremos con la presencia del intérprete, el resto de las horas del curso, serán dictadas únicamente por las instructoras Gabriela Tapia y Tatiana Mantilla, advirtió la señora Analuisa.

Las personas sordas son muy gestuales, no hace falta gritarles para que escuchen, ellas leen muy bien los labios, pero se recomienda hablarles claro y despacio. Para las personas sordas sus ojos son sus oídos y las manos son su voz, indicó el intérprete Daniel Zurita.

Luego de las intervenciones, los cursantes participaron con entusiasmo en la primera clase del nuevo curso de Lengua de Señas Ecuatoriana. Las instructoras Gabriela y Tatiana con mucha sutileza y paciencia les enseñaron como representar con sus manos el abecedario.

Al final de la primera clase conversamos con varias participantes:

Ha sido una grata experiencia, para mí es muy importante aprender esta lengua porque me he encontrado con personas de este tipo en la calle y no he podido comunicarme. Es más, por mi profesión como comunicadora me interesa bastante aprender lo que es la Lengua de Señas. Es como aprender un nuevo idioma, es difícil al principio, pero yo sé que vamos a aprender bastantísimo y sobre todo a compartir con las personas que no pueden escuchar, manifestó Cristina Chilig.

Creo que es fundamental quitar las barreras humanas y una barrera humana es la falta de comunicación con las personas que tienen una limitación auditiva. Al aprender la Lengua de Señas estamos propiciando la inclusión. La primera clase fue súper buena, al principio no entendíamos nada, pero eso nos motiva a practicar, a socializar y difundirla a nuestros compañeros, señaló Susana Otero.

La primera clase fue increíble, me encontré con personas súper interesadas en aprender y más que nada con personas que creen que esto es posible y que rompiendo la barrera de la comunicación vamos a lograr una verdadera inclusión. Las instructoras son personas súper abiertas con nosotros y más que nada tienen esa disposición de abrirnos su mundo y compartirnos para poder comunicarnos mejor, indicó finalmente María Fernanda Rubio.

La Lengua de Señas Ecuatoriana es un idioma con gramática y vocabulario propios, no es una adaptación de la lengua hablada.

El nuevo curso que inició este lunes, tendrá una duración de 30 horas y se impartirá durante 3 semanas en el horario de 8h00 a 10h00.

El curso se realiza en el marco del Convenio de Cooperación Interinstitucional suscrito el 17 de diciembre de 2014, entre el Instituto Metropolitano de Patrimonio, la Secretaria de Inclusión Social y Asociación de Personas Sordas de Pichincha. (I)

Fuente: IMP

Diseño y Hosting: www.kalfukura.com