Peatonalización del Centro Histórico favorece la conservación de nuestro patrimonio

Imprimir
Categoría: Cultura
Fecha de publicación

Cuidar y conservar el patrimonio cultural, reducir los niveles de vibración y mejorar la calidad del aire, optimizar la actividad comercial son algunos de los objetivos que se lograrán con la peatonalización del Centro Histórico que continua este viernes 5 de enero.

 

Mauricio Rodas, alcalde Metropolitano, en la entrevista de los miércoles con los medios de comunicación, informó sobre el inicio de construcción del nuevo Paseo de las Siete Cruces. El Burgomaestre lo destacó como un plan “ambicioso” que es parte del Plan Maestro de Movilidad Sostenible y que va de la mano con las políticas de conservación patrimonial.

El Centro Histórico de Quito es el más grande y mejor conservado de América Latina, cuenta con más de 30 iglesias y conventos, 5 mil edificaciones patrimoniales y diversas manifestaciones del patrimonio cultural inmaterial.

La peatonalización favorece la preservación de las edificaciones patrimoniales. El hecho de que no circulen vehículos reduce los niveles de vibración sobre las edificaciones patrimoniales, mejora la calidad del aire, y la actividad comercial. “Está comprobado que, en todas las ciudades del mundo donde se ha peatonalizado las vías céntricas, se ha incrementado la actividad comercial, por lo tanto esto también servirá para dinamizar al Centro Histórico de Quito, esto forma parte también de nuestra política”, subrayó el Burgomaestre.

El viernes 5 de enero arranca la construcción de las obras de peatonalización con el paseo de las Siete Cruces: será peatonalizada la avenida García Moreno desde la Mejía hasta la Bolívar y la calle Chile desde la Cuenca hasta la Imbabura.

De esta manera se cumple, además con un compromiso internacional que asumió Quito: llegar al año 2020 con un sistema de transporte público Cero emisiones en el Centro Histórico, como parte de las acciones que desarrolla la ciudad capital para combatir el cambio climático.

Mauricio Rodas informó que, adicionalmente, se realiza el proceso de adquisición de nuevas unidades de Trolebús con unidades no contaminantes. Para el 2020, con el Metro de Quito en funcionamiento se incorporarán unidades de transporte público convencionales eléctricas que alimentarán a la estación de San Francisco.

Este proyecto plantea realizar intervenciones de movilidad sostenible en los centros históricos y patrimoniales urbanos, que son los espacios que mantienen una memoria viva y de pertenencia histórica de la población. El alcalde Rodas señaló que esto se puede lograr con acciones emblemáticas como la peatonalización de calles, priorización del uso de la bicicleta, la incorporación gradual de nuevas flotas de buses eléctricos, y la reducción de la demanda de transporte en las centralidades. (I)

Fuente: IMP

Diseño y Hosting: www.kalfukura.com