Rajoy asegura que sabe lo que tiene que hacer en Cataluña y tomará las medidas necesarias

Imprimir
Categoría: El Mundo
Fecha de publicación

Antes de llevarlas a cabo pide al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que renuncie a la declaración de independencia “para evitar males mayores” y en absoluto acepta que pueda haber “mediadores” para tratar de la unidad de España, como propone Podemos.

 

El portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha reconocido este jueves que el Ejecutivo no tomará medidas preventivas para impedir una declaración unilateral de independencia.

No se conocen las medidas que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tiene previstas para hacer frente a la independencia propuesta por los partidos secesionistas, pero, de manera categórica se asegura que no va a haber secesión. No está tan claro, sin embargo, más bien lo contrario, que el Ejecutivo tenga la seguridad de que no se vaya a producir una declaración de independencia. 

Si se produce, el Gobierno tiene en cartera medidas sancionadoras no utilizadas jamás desde la aprobación de la Constitución de 1978. "¿Ante una eventual declaración de independencia qué hará el Gobierno? Actuará en consecuencia”. Esta fue la respuesta del portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, a la pregunta de EL PAÍS. A la espera de que comparezca en el Congreso un día de la próxima semana todavía por fijar, y a los acontecimientos que puedan producirse en el Parlamento de Cataluña, el jefe de Gobierno se dirige al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont para que vuelva a la legalidad. “Eso pasa por suprimir el proyecto de hacer una declaración unilateral de independencia y por cumplir los preceptos legales.

"Eso es lo que puede evitar que se produzcan males mayores en el futuro y eso es lo que está pidiendo toda la sociedad”, avisó ayer Rajoy en una entrevista a la agencia Efe.

El mensaje del presidente es el que señalan ministros de su gobierno, tanto el titular de Justicia, Rafael Catalá, como el portavoz. “El plan de los secesionistas no tiene ningún sentido. Lo que nos gustaría es que no se produjera pero si se produce, el Gobierno tomará las medidas que le dan la Constitución y las leyes, en amparo de los derechos y libertades de todos los catalanes y todos los españoles”, avisó Méndez de Vigo. Una declaración de independencia que si se produce “no tendrá el menor valor”, había dicho previamente el titular de Justicia. “Los tiempos y las necesidades de cada momento las controla el gobierno”, insistió el ministro portavoz.

Declaración unilateral de independencia

No habrá información ni avisos previos, de ahí que el gobierno asuma que puede ocurrir que se produzca esa declaración y será a partir de ella cuando actúe. La toma de decisiones será posterior.

Los partidos constitucionalistas aseguran que no conocen las medidas que el Gobierno podría implantar si, finalmente, hay declaración de independencia pero sí reconocen que han hablado de distintas posibilidades y en concreto de la activación del artículo 155 de la Constitución.

De las medidas a tomar, todas ellas excepcionales, habló el presidente el pasado lunes con los líderes del PSOE y de Ciudadanos, Pedro Sánchez y Albert Rivera. No ocultó el presidente en la citada entrevista que Rivera le había pedido que pusiera en marcha el artículo 155 por el que el Gobierno central se haría cargo de parcelas que ahora son competencia de la Generalitat. Pero otros le dijeron que esa no era la mejor salida, seguramente en referencia implícita a Pedro Sánchez, que siempre ha preferido mantener la vía del Tribunal Constitucional.

El Alto Tribunal actuó de nuevo este jueves al aceptar el recurso del PSC para que suspendiera la celebración de un pleno en el Parlamento de Cataluña para proclamar la independencia. Ciudadanos plantea la activación de ese artículo para otra posible medida cual es la convocatoria de las elecciones autonómicas. Le importa mucho a Rajoy la unidad de los partidos y mantener el bloque constitucionalista forjado por el PP, PSOE y Ciudadanos, pero defiende que sabe cómo manejar la situación.

“Yo espero que en el Gobierno acertemos. Creo que lo vamos a hacer y espero tener el apoyo del partido del señor Rivera, del PSOE, de otras fuerzas políticas y del conjunto de la sociedad española”, confía el jefe del ejecutivo.

Las tensiones con el PSOE son una realidad pero también la es la unidad con los socialistas en cuestiones “esenciales” y en otras instrumentales como la que ha surgido en las últimas horas sobre intentos de mediación. “La unidad de España no es objeto de ninguna mediación ni de ninguna negociación”, zanja Rajoy. El secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, ha asegurado este jueves que no entiende cómo se puede plantear que haya mediadores en la crisis con Cataluña. La coincidencia también se mantiene respecto al discurso del Rey del pasado martes. Rajoy consideró “magnífica” la intervención del Rey, quien cree que hizo “lo que se espera de un jefe del Estado”.

La alabanza a la actuación de las Fuerzas de Seguridad del Estado se reitera en el Gobierno y de ello se hablará en breve en el Congreso, cuando el PSOE defienda la reprobación de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. (I)

 

 

 

Diseño y Hosting: www.kalfukura.com