Defensor del Pueblo presenta observaciones a pregunta 3 de la consulta popular

Imprimir
Categoría: Política
Fecha de publicación

El Defensor del Pueblo Ramiro Rivadeneira solicitó a la Corte Constitucional se le convoque a audiencia pública para sustentar lo planteado.

 

El Defensor del Pueblo de Ecuador, Ramiro Rivadeneira, solicitó a la Corte

Constitucional reflexione sobre la naturaleza especial de la Defensoría del Pueblo en

relación a sus funciones de promoción y protección de derechos humanos, al analizar la

pregunta 3 de la consulta popular.

Ramiro Rivadeneira recuerda que la Defensoría del Pueblo es la Institución Nacional de

Derechos Humanos (INDH), así reconocida por la Organización de Naciones Unidas, y su

rol está determinado tanto en la Constitución como en estándares internacionales. Los

Principios de París, adoptados por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1993,

plantean que la estabilidad del mandato de los miembros de la institución nacional es uno

de los elementos de su independencia.

La Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha

desarrollado doctrina sobre la independencia de las INDH y en ella sostiene que los

mecanismos para cesar a sus miembros deben ser independientes del Ejecutivo. Añade

que las razones de esta cesación únicamente pueden constar en la Constitución o en la ley

que regula a la institución.

El 22 de marzo de 2016, la Defensoría del Pueblo de Ecuador recibió el certificado de

acreditación “Status A” por parte de la Alianza Global de las Instituciones Nacionales de

Derechos Humanos, cuya Secretaría la ejerce la Oficina del Alto Comisionado de las

Naciones Unidas para los Derechos Humanos. El Status A para una INDH significa

mantener el más alto nivel de independencia respecto a las otras funciones del Estado. La

destitución o dimisión forzosa de cualquier miembro puede dar lugar a un examen especial de la clase de acreditación de la INDH.

 La pérdida de la acreditación como Institución “Status A” impediría participar activamente,

entre otras actividades, de los exámenes periódicos sobre la situación de los derechos

humanos en el Ecuador, que los distintos órganos especializados de Naciones Unidas, en

virtud de sus mandatos, realizan a nuestro país.

La redacción de la propuesta tal como se encuentra planteada, de ser aprobada por la

ciudadanía en consulta popular, dejaría abierta la posibilidad de que un Consejo de

Participación en transición, de origen gubernamental, pueda cesar en funciones al Defensor

del Pueblo y designar a la nueva autoridad. Este escenario supone anular la autonomía e

independencia que debe garantizar el Estado a las Instituciones Nacionales de Derechos

Humanos, explicó Rivadeneira. (I)

 

Diseño y Hosting: www.kalfukura.com