Seleccionar página

Paquetazo Recargado

Paquetazo Recargado

El escenario del coronavirus, las miles de muertes y contagios, está siendo usado maquiavélicamente por el gobierno de Moreno para imponer las medidas neoliberales condicionadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por iniciativa del régimen y con complicidad de los asambleístas, días atrás, se impuso un paquete de reformas laborales que afectan a los trabajadores del sector privado, pues la Ley de la esclavitud faculta a los empresarios, entre otras cosas, a reducir el salario hasta en un 45%. Horas después, los mismos partidos del pacto empresarial burgués legalizaron que los dineros del IESS puedan ser usados por el Ministerio de Finanzas poniendo en riesgo el sistema de seguridad social que no le pertenece al gobierno, sino a los afiliados, jubilados y pensionistas.

Pero el paquetazo no termina allí. Moreno, en la reciente aparición en cadena nacional, anunció  nuevas medidas económicas a nombre de reducir el déficit fiscal de USD. 12000 millones.

La reducción de la jornada de trabajo y también de salarios se impondrá a los trabajadores y servidores del sector público. Las contribuciones que Moreno planteaba en la Ley de Apoyo Humanitario se consumarán vía Decreto Ejecutivo: a los maestros se les recortará el 12,5% del salario, a otros dependientes del poder ejecutivo la reducción será del 25%, aunque se exceptúa de esta incautación a trabajadores de la salud, policía y fuerzas armadas.

Junto a la reducción salarial, el gobierno insiste en despedir 8000 funcionarios del Estado y retoma la liberalización del precio de los combustibles, que en palabras castizas constituye la eliminación del subsidio de los combustibles, tal cual pretendió hacerlo con el Decreto 883 que fue derrotado por el Levantamiento Indígena y Popular en octubre pasado.

Nadie puede negar la profunda recesión económica que impacta al Ecuador, pero tampoco se puede facturar el costo de la crisis a los trabajadores. Mientras piden comprensión a las medidas anunciadas, la corrupción sigue y las élites son beneficiadas con leyes que les permiten sobre explotar trabajadores y evadir contribuciones económicas.

Resucitar el paquetazo acordado con el FMI es un error, la nueva realidad después del coronavirus exige medidas extraordinarias, no las mismas. Ahora el pueblo deberá decidir entre los intereses de las élites o su vida.

Francisco Escandón

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *