Con la emergencia sanitaria se han producido una serie de ajustes en el relacionamiento corporativo, que abarcan a las empresas de todas las escalas. Después de varias semanas de paralización de actividades, los negocios comienzan a reactivarse, lo cual exige una adaptación a una nueva realidad. La comunicación tiene un valioso potencial que puede convertirla en una herramienta estratégica y eficaz para ayudar a los líderes empresariales a reinventar sus operaciones y acoplarse al manejo de las relaciones corporativas en esta nueva etapa.

Caty Di Maggio, Vicepresidenta Regional de Ventas y Mercadeo para Latinoamérica de Brother International Corporation, señala que la comunicación ayuda a los líderes empresariales a permanecer en contacto con sus principales grupos de interés y planificar acciones que les permitirán dinamizar sus negocios. «La comunicación efectiva de información, mensajes e iniciativas es vital para que los negocios se mantengan a flote, en especial cuando atraviesan un proceso de cambios», comenta Di Maggio.

Durante el distanciamiento social, la comunicación, así como la tecnología, les permitió mantener activas sus operaciones a negocios de diferentes sectores. En esta nueva etapa, en donde cobra una gran importancia el comercio en línea y el marketing en redes sociales, comunicar nunca fue más urgente. A continuación, compartimos consejos de profesionales sobre cómo aprovechar la comunicación para orientar la gestión de sus negocios durante la reactivación económica.

  1. Modifica el propósito de comunicación de tu empresa: El distanciamiento social y la reactivación gradual de las actividades económicas nos demanda un rápido ajuste de estrategias. Para Paola Vallejo, asesora en comunicación corporativa de la agencia Comunicandes, localizada en Quito (Ecuador), el momento actual exige replantear las relaciones con los grupos de interés. Según la experta, en esta emergencia sanitaria, la recomendación a sus clientes se resume en tres pasos: «escuchar más, contar historias positivas y construir comunidades colaborativas», señala.
  2. Define las prioridades de tu negocio: En una situación compleja lo urgente se impone a lo importante, y la visión de corto plazo captura la mayor parte de nuestros esfuerzos. «Los líderes del negocio, durante los momentos de incertidumbre, necesitan mirar el horizonte por la ventana, al menos una vez al día», indica Paola Vallejo. Para la comunicadora, con experiencia en asesoría de empresas de distinta escala en Latinoamérica, toda situación desafiante como esta emergencia actual es un proceso gradual que abarca distintos momentos. En esta nueva etapa de reactivación económica es importante trazar los diferentes escenarios y empezar a desarrollar planes, estrategias y mensajes, para estar prevenidos y actuar correctamente ante cualquier situación, así se puede evitar ocupar esfuerzos en «apagar incendios» constantemente.
  3. Establece canales efectivos para comunicar: La tecnología actualmente presenta una serie de facilidades cada vez más accesibles para suplir las necesidades de los negocios y la comunicación no es la excepción. Gracias a diversas herramientas, la mayoría de empresas pueden seguir informando sobre sus operaciones y estar cerca de sus diferentes públicos. Una de ellas son las redes sociales. Según los resultados de la encuesta anual Visión Pymes, realizada por Brother International Corporation, en los países de Colombia, Costa Rica, Ecuador y Panamá[1],  en 2019, el 68% de los negocios, mencionaron utilizar estas aplicaciones. Hoy en día, esta cifra es mucho mayor. Para Graciela Dixon, miembro del Grupo Asesor de Pequeñas Empresas de Brother para América Latina y propietaria de Project Wellness, empresa de servicios relacionados con la salud y el bienestar, la comunicación en redes sociales ha jugado un papel indispensable en este contexto de adaptación al cambio. «Las redes sociales han permitido que los negocios continúen promoviendo sus productos y servicios, además de fortalecer su posicionamiento digital e innovar en aspectos como las ventas en línea», señala la empresaria panameña.
  4. Aprovecha el potencial de la comunicación interna: En momentos de desafíos es fácil olvidar al público más importante: los colaboradores. En muchas empresas, la comunicación interna no es una práctica formalizada y durante un periodo de emergencia podría subestimarse su importancia. Cuando un colaborador es el último en enterarse sobre una decisión relevante, no solo resultaría contraproducente para el clima laboral, sino que se estaría desaprovechando el potencial del colaborador como multiplicador virtuoso de mensajes a los públicos más sensibles, en especial en este momento crucial de la reactivación económica. La comunicación parte de adentro hacia afuera, según Paola Vallejo, quien recomienda primero validar «en casa» lo que se vaya a comunicar a los públicos externos.
  5. Promueve una cultura de comunicación responsable: Durante un período de emergencia, el exceso de información desinforma, y encontrar la dosis justa, entre calidad y cantidad, resulta complicado ante un ecosistema mediático saturado, donde la realidad se mimetiza con los contenidos fabricados y especulativos. Los medios digitales ponen a la mano de todos la opción de convertirse en emisores informativos sin gran esfuerzo. No obstante, ante flujos acelerados de información, la relevancia del contenido, sería la clave de la comunicación. Como receptores, y a la vez, como emisores, los líderes empresariales requieren un punto de equilibrio entre la información que resulta relevante asimilar y trasmitir, para realizar su mejor desempeño durante la fase de reactivación de las actividades económicas. Para Paola Vallejo, «la consistencia en los mensajes es la contribución más importante que pueden realizar las empresas, cuando las formas tradicionales de relacionarnos se están reinventando».

La comunicación es un factor relevante para las empresas en un entorno de cambios vertiginosos. Hay empresas que están modificando su discurso y reinventándose, para incentivar el ánimo, a través de mensajes, ideas y sugerencias, que permitan afrontar situación actual. Según Caty Di Maggio, «la supervivencia de una empresa depende también, en gran medida, de la identidad y la filosofía que transmiten. Las empresas que superan las adversidades son aquellas que conservan la relación con su público y mantienen viva su filosofía e identidad», concluye.