El Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) garantiza atención y cuidados para alrededor de 280 mil niñas, niños y adolescentes, usuarios de los programas de Desarrollo Infantil y de Protección Especial, durante la emergencia sanitaria. Esto se hace mediante el uso de plataformas digitales y teletrabajo a cargo de educadoras y personal técnico de esta cartera de Estado y en corresponsabilidad con madres y padres de familia; así como del trabajo comprometido de personas a cargo del cuidado de niños, niñas y adolescentes en espacios de acogimiento institucional.

El MIES, a través de la Subsecretaría de Desarrollo Infantil Integral, ha desarrollado dos guías para que las educadoras de los Centros de Desarrollo Infantil (CDI), la modalidad domiciliar Creciendo con Nuestros Hijos (CNH) y de los Círculos de Cuidado, Recreación y Aprendizaje (CCRA) puedan continuar con el trabajo y dar seguimiento al desarrollo de más de 265 mil niños y niñas menores de 3 años a escala nacional.

Durante esta emergencia, 14.212 educadoras de las tres modalidades trabajan con grupos de edades asignados y su cobertura se hace mediante contacto telefónico, uso de plataformas digitales, whatsapp, mensajería, e incluso con los presidentes barriales y la comunidad. En este contacto se realiza un seguimiento para conocer las condiciones de salud, nutrición y avances del niño o niña de acuerdo a las actividades planteadas a la familia como una buena salud y nutrición de niñas, niños, mujeres gestantes y sus familias, desarrollo del lenguaje y del aprendizaje en los entornos del hogar., entre otros. 

Además, las educadoras hacen videos demostrativos de las actividades programadas, una vez que el niño o niña completa la actividad, la familia envía un video o imágenes a las educadoras, permitiendo hacer el seguimiento del avance y refuerzo en caso de ser necesario. Esto ayuda a fortalecer los vínculos afectivos de los niños y niñas con sus madres y padres, incidiendo en la disminución del estrés que ha provocado el confinamiento.

Finalmente se articuló para que 67.152 familias de los servicios de Centros de Desarrollo Infantil reciban kits de alimentos, garantizando la nutrición de niñas y niños. 

En lo referente a los servicios de Protección Especial, se continuó con el trabajo de fortalecimiento de las capacidades de protección y cuidado de 1.700 familias que forman parte de la modalidad de Apoyo Familiar. Sus equipos técnicos han sido capacitados a través de 12 talleres virtuales en un trabajo coordinado entre el MIES y la Red de Convivencia.

Igualmente, brindamos 27 talleres de contención y autocuidado dirigidos a tutores y equipo técnico de nuestros 9 servicios de atención directa para niños, niñas y adolescentes sin cuidados familiares, a fin de garantizar un cuidado de calidad.

En relación al servicio de adopciones se han conformado y capacitado a los 9 nuevos Comités de Asignación Familiar a través 5 talleres que buscaron explicar la importancia de un trabajo técnico, apegado a la normativa establecida por el Código de la Niñez y Adolescencia y sobre todo transparente. Por otra parte, estamos adaptando la fase de capacitación a nuevas familias solicitantes de adopción a la modalidad virtual.

 Finalmente, evitar la violencia contra la niñez y adolescencia es nuestra prioridad, en este marco nuestros equipos de prevención del trabajo infantil toman permanente contacto con las familias de 11.530 niños, niñas y adolescentes que forman parte de este servicio, a quienes se realiza un seguimiento durante este período de emergencia. Esto se hace mediante contacto telefónico, uso de plataformas digitales, mensajería y videos con el fin de sensibilizarlas sobre la necesidad de proteger y cuidar de sus hijos e hijas.