• Con todas las medias de bioseguridad se reiniciaron los trabajos
  • Esta obra beneficia a más de 5 mil moradores de la parroquia de Puengasí
  • Esta obra fue esperada por más de 30 años ya que minimiza los tiempos de traslado

Tras dos meses de inactividad debido a la emergencia sanitaria, este lunes 1 de junio, la Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas – Epmmop – retomó los trabajos de construcción del nuevo puente vehicular en el sector Triángulo de Piedra.

Las obras se reanudan cumpliendo con todos los protocolos de bioseguridad. Antes de la suspensión por la pandemia, la obra registraba el 5 % de avance y se prevé que finalice en el mes de octubre.

Más de 5 mil moradores de los barrios Alma Lojana, Triángulo de Piedra y Buenos Aires, ubicados en la parroquia de Puengasí, podrán transitar desde y hacia la avenida Simón Bolívar y la Autopista General Rumiñahui gracias a la construcción del nuevo puente de vehicular.

El nuevo puente tendrá una longitud de 25 metros, contará con dos carriles de circulación vehicular, uno por sentido de 3.40 metros, más una acera de un metro de ancho en cada lado. Sobre la calzada se colocará una capa de asfalto de cinco centímetros de espesor y señalización vial que garantice la seguridad de los usuarios.

Miles de conductores y peatones que residen y transitan por la zona podrán entrar y salir de estos barrios en menor tiempo y con mayor seguridad, gracias a este nuevo puente, el cual fue un anhelo por más de 30 años de los habitantes del sector.

Las personas que circulan por la autopista General Rumiñahui y deseen acceder a estos barrios podrán hacerlo por el puente ubicado en el antiguo peaje hasta llegar a Alma Lojana, mientras que los usuarios que lo hagan desde la avenida Simón Bolívar, sentido norte – sur, deben tomar la rampa en el Intercambiador de El Trébol, dirigirse a la autopista e ingresar por el mismo puente. 

A todos los trabajadores que reinician sus labores se les realizó la prueba PCR para la detección temprana del covid-19 y se les recuerda la importancia de seguir con todo el protocolo de bioseguridad: lavado de manos, toma de temperatura, desinfección de calzado y maquinaria e hidratación permanente. El estado de salud de los colaboradores se monitorea permanentemente.