Desde las 00:00 de este 03 de junio de 2020, el Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE) paralizó sus operaciones de bombeo, debido a que la erosión en el Río Quijos (Alto Coca) ha provocado un nuevo socavón, poniendo en riesgo la integridad de la tubería cercana a la desembocadura del río Montana, en la provincia de Napo, sector San Rafael, límite con la provincia de Sucumbíos.

Pablo Flores, gerente General de EP Petroecuador, afirmó que esta suspensión “evitará cualquier afectación ambiental en caso de presentarse una nueva rotura del SOTE a causa del avance de la erosión regresiva. De igual forma, con esta decisión precautelamos la integridad del personal de la empresa pública”.

Tras la suspensión de las operaciones de bombeo, se obturó con éxito la tubería del SOTE ubicada en el sector de San Rafael, con 1.400 metros de longitud aproximadamente, y durante madrugada de 03 de junio se drenó el crudo con el uso auto-tanques, para ser transferido a la estación de Baeza.

El Gerente General de EP Petroecuador anunció también que la suspensión del bombeo del SOTE será hasta que concluyan los trabajos de construcción de la variante, que hasta el momento tienen un avance del 62% y se estima que finalicen en los próximos días. Flores puntualizó que “con el actual stock de crudo en el Terminal Balao la programación de las exportaciones no se verá afectada por la suspensión”.

La nueva variante del SOTE tiene 690 metros de longitud, y se aleja más de 200 metros del nuevo socavón en el río Quijos, para evitar riesgos de afectación por los deslizamientos de que suceden intempestivamente en los flancos del río.

En el caso del Poliducto Shushufindi – Quito ya no existe ninguna alerta al respecto, ya que los trabajos de construcción de la variante, de 1.230 metros, finalizaron el 1 de junio y la tubería está alejada 230 metros del cauce del río.

Fotografía: Petroecuador