Keith Ellison, fiscal general del estado de Minesota, endureció los cargos contra Derek Chauvin, el expolicía que fue captado en video con la rodilla presionando el cuello de George Floyd hasta que murió poco después, además incluyó en el caso a los otros tres exagentes presentes en la escena del crimen.

El fiscal explicó a los periodistas que decidió elevar la acusación contra Chauvin al cargo de asesinato en segundo grado, tras haber sido imputado el pasado 29 de mayo de asesinato en tercer grado y de homicidio imprudente.