Este lunes 08 de junio de 2020, familiares y delegadas del colectivo de mujeres negras y afrodescendientes, #MujerAfroEc, entre otros, expondrán, ante la Comisión Permanente de Justicia y Estructura del Estado de la Asamblea Nacional, sus argumentos de rechazo a la solicitud de amnistía efectuada por David V., responsable de la muerte de Andrés Padilla Delgado, joven afroecuatoriano que murió por un disparo en la cabeza.

El colectivo #MujerAfroEc, al igual que el pueblo afroecuatoriano, considera que en este caso el principal responsable es el Estado ecuatoriano y que las razones del delito están directamente relacionadas con el racismo estructural y la brutalidad policial, aún vigentes en el país. Por ello expresará y fundamentará, ante los 12 asambleístas que conforman la Comisión de Justicia del Legislativo, el repudio absoluto a la posibilidad de la amnistía.

Para Kimberly Minda Borja, vocera del Colectivo #MujerAfroEC, con esta excepcionalidad que en el Ecuador, conforme a su normativa solo la puede conceder el Poder Legislativo, se pretende olvidar el hecho, sus motivaciones y consecuencias, además es una forma de que el Estado evada su presunta responsabilidad en este hecho ocurrido el pasado 23 de agosto de 2018, en el control policial de Mascarilla, provincia de Imbabura. Allí  se produjo un supuesto enfrentamiento entre ciudadanos afroecuatorianos y miembros policiales.

«Contrario a lo deseable en un caso tan doloroso como este que es el preservar la memoria histórica del pueblo afroecuatoriano, la amnistía equivale al olvido de este hecho. De concederse una amnistía, la muerte de Andrés Padilla quedará impune y esta clara violación de derechos humanos cuya responsabilidad recae en el Estado ecuatoriano no recibiría una sanción».

La concesión de la amnistía en favor de David V., responsable material de la muerte de Andrés Padilla se configurará como una muestra más de regresión de los derechos fundamentales del pueblo afroecuatoriano.

«El pueblo afroecuatoriano seguirá en total indefensión y no se sentará ningún precedente para evitar que hechos similares se vuelvan a repetir. Es una manera de dar carta abierta a las fuerzas públicas estatales para presumir, juzgar y ejecutar una sanción (pena de muerte) a criterio personal, dejando de lado el papel de la Función Judicial y sin que prime la presunción de inocencia como garantía constitucional de todas y todos los ecuatorianos», concluyó Kimberly Minda.

En este sentido, la Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos (Inredh) y el Grupo de Trabajo de Expertos de las Naciones Unidas sobre los Afrodescendientes en Ecuador coinciden con este criterio y han manifestado su preocupación respecto del caso.

Para el Inredh, por ejemplo, este hecho reúne todas las condiciones que establece el derecho internacional para catalogarlo como ejecución extrajudicial, una grave violación a los derechos humanos que consiste en la privación arbitraria y deliberada de la vida de una persona, por parte de un agente estatal que se apoya en la potestad del Estado para justificar el crimen.

Mientras que el Grupo de Expertos de la ONU señalan que los casos de Michael Arce y Andrés Padilla demuestran discriminación racial, discursos de odio y violencia policial contra ciudadanos afroecuatorianos.

Los hechos:

  • El 27 de mayo del 2020,  compareció a la Comisión de Justicia David V., miembro policial y responsable material de la muerte de Andrés Padilla, a fin de fundamentar su pedido de amnistía.
  • El 26 de diciembre de 2019, en audiencia de apelación, el Tribunal Penal de Imbabura declaró inocente a David., pese a que el procesado se declaró culpable de haber disparado a la víctima mortal del caso denominado Mascarilla.
  • El 19 de junio de 2019, el Tribunal Penal de Imbabura condenó, en primera instancia, a David V., a una pena privativa de libertad de 40 meses,  por una supuesta extralimitación en la ejecución de un acto de servicio.
  • El 10 de junio del 2019, se instaló en la Corte Provincial de Justicia de Imbabura la audiencia de juicio en contra del policía David V., procesado por su presunta participación en el delito de extralimitación en la ejecución de un acto de servicio.
  • El 23 de agosto del 2018, Andrés Padilla recibió un impacto de bala en el cráneo, lo que produjo su muerte.