La Comisión del Derecho a la Salud de la Asamblea Nacional suma criterios a los proyectos relacionados con la prevención del suicidio. Margarita Velasco, directora del Observatorio Social Ecuador, a través de videoconferencia, planteó un plan nacional de salud mental; generar información sistemática; estudios de investigación que permitan profundizar en la causalidad del suicidio; y, hacer seguimiento a las personas que lo intentan.

Subrayó que el suicidio en niños y adolescentes es un problema de salud pública relevante por la multicausalidad. Alertó que se está incrementando en hombres y mujeres de 12 a 17 años. Los datos registrados por el INEC para el 2019 refieren que 108 adolescentes lo hicieron. Por cada uno que se suicidó, 40 lo intentaron, según la OMS. Junto a los accidentes de tránsito son la primera causa de muerte en adolescentes, en el país.

Velasco resaltó que son, sobre todo, adolescentes indígenas los que se suicidan, con el 26 %; mestizos 21 %. Hay tres provincias que sobrepasan el promedio nacional 10 por cien mil; en Galápagos, llega al 25.54 %; en Zamora Chinchipe a 20.7 %; y, en Cañar a 17 % por cien mil, éste último el porcentaje se debe al tema de la migración.

Explicó que el suicidio en los niños esconde el sufrimiento humano y la deshumanización de nuestras sociedades. La depresión; abusos sexuales físicos y emocionales; embarazos no deseados, aislamiento y rechazo social; la migración que los deja solos; bulling en la escuela y redes sociales, son entre otros los factores desencadenantes.

Según la experta, en plena explosión de la pandemia, el 9 de mayo, una niña de 9 años se suicidó en Loja. Estaba sola, con sus hermanos y no había comido durante tres días. Tampoco están exentos del suicidio las niñas y niños menores de 12 años. Sostuvo que en el cuarto mes de 2020, 21 niños y adolescentes han sido abusados sexualmente y 10 han sido asesinados por personas de su propio grupo familiar.