El día 19 de junio de 2020 se entregaron notificaciones de cesación de funciones a 200 Guardaparques (Guardaparques, Especialista y Jefes de áreas-administradores) es decir al personal del Sistema Nacional de Áreas Protegidas (SNAP), lo que sin duda debilita y pone en riesgo el Patrimonio Natural. 

El Ministro del Ambiente y Agua, inciden directamente en una omisión al no precautelar el cuidado de la naturaleza como sujeto de derecho, ergo, pudiendo causar daños irreversibles a la biodiversidad y los servicios ecosistémicos que se alberga el SNAP, cuyo cuidado es responsabilidad exclusiva del Estado y haciendo énfasis que de conformidad a la Carta Magna que, en materia ambiental, existe responsabilidad objetiva. 

El SNAP genera servicios ambientales (agua de consumo humano, riego y para generación de energía, alimentos para miles de familias que dependen de estos recursos, medicinas, espacios para la recreación y turismo, entre otros) con lo cual se aporta directamente al desarrollo sostenible del país, así como a las comunidades que viven dentro o cerca de las áreas protegidas y a las grandes ciudades que se abastecen de los servicios ambientales mencionados. 

Las personas encargadas de la protección y conservación de las ÁREAS PROTEGIDAS SON LAS y LOS GUARDAPARQUES (Administradores – jefes de área, Especialistas, Guardaparques), que dentro de las múltiples actividades que realizamos están el control y vigilancia (control de delitos ambientales), manejo de biodiversidad (monitoreo biológico, control de especies introducidas, manejo de especies nativas y endémicas), uso público y turismo (atención a todo tipo de visitantes, mantenimiento de sitios de visita), educación ambiental, enlaces con las comunidades dentro y fuera de las áreas protegidas, mantenimientos de infraestructura, puestos de control y límites, todo esto se lo hace bajo condiciones extremas y climas muy adversos.

Con estos antecedentes exigimos al Ministerio del Ambiente y Agua de manera inmediata que se reintegre al personal que ha sido desvinculado de las áreas protegidas, ya que son funcionarios que realizan un valioso y comprometido trabajo de forma permanente los 365 días del año, cumpliendo jornadas laborales intensas y extensas (más de 8 horas y con más de 20 días en el campo) dentro y fuera del área protegida, exponiendo su seguridad e integridad en situaciones de atención a tala ilegal, incendios, cacería furtiva, entre otros, todo con la finalidad de asegurar el derecho de la población a vivir en un ambiente sano y ecológicamente equilibrado, como reza en la Constitución de la República del Ecuador. Esta ardua labor debe contar con el reconocimiento y el apoyo de la sociedad y el Estado de manera incondicional, algo que no se ve reflejado con este tipo de decisiones que afectan negativamente a todo el SNAP. 

Esta ardua labor debe contar con el reconocimiento y el apoyo de la sociedad y el Estado de manera incondicional, algo que no se ve reflejado con este tipo de decisiones que afectan negativamente a todo el SNAP.

Analizar caso por caso, la situación jurídica de cada uno de nosotros en calidad de Guardaparques, todo esto en aras de evitar vulneraciones a los derechos subjetivos de cada uno de nosotros, en base a los derechos constitucionales adquiridos como servidores públicos, todo esto sin perjuicio a las acciones legales que hubiere a lugar.

Por otra parte, es necesario destacar que la voz del colectivo de Guardaparques, que debido a su experiencia y conocimiento del territorio y de la problemática local, es muy valiosa para la toma de decisiones importantes dentro de las Áreas Protegidas, por lo que ésta debe ser escuchada en todo tipo de instancias y circunstancias. 

Cabe informar que se nos ha notificado por correo electrónico que el Ministro del Ambiente y Agua Sr. Paulo Proaño nos atenderá el día de mañana a partir de las 12:30 en su despacho ubicado en el edificio de la institución Calle Madrid 1159 y Andalucía, para lo cual requerimos su cobertura que el caso amerite. 

Seguros de contar con su apertura para atender estos temas urgentes, que buscan garantizar el Sistema Nacional de Áreas Protegidas y la seguridad laboral de nuestros GUARDAPARQUES, me suscribo, no sin antes resaltar que “SIN GUARDAPARQUES NO HAY CONSERVACIÓN”.