Fotografía: Asamblea Nacional Ecuador

De acuerdo a la agenda parlamentaria, hoy martes 23 de junio de 2020, la Asamblea Nacional instalará la sesión No. 673 en la que se tiene previsto analizar el informe para primer debate del Proyecto de Código Orgánico para la Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes. 11 puntos centrales fueron acogidos por la Comisión Ocasional de la Niñez y Adolescencia de la Asamblea Nacional, en relación a la propuesta presentada por el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES), el pasado 16 de enero.

Los ítems acogidos de la propuesta que hizo llegar el MIES a la Asamblea Nacional buscan una reforma al Código de la Niñez principalmente en mejorar las instituciones jurídicas que protegen a la niñez y adolescencia de nuestro país, fortaleciendo los mecanismos de prevención, sanción y reparación integral de violencias a niños, niñas y adolescentes.

Entre los temas más relevantes de las propuestas realizadas están visibilizar todos los tipos de violencias que afectan a los niños, niñas y adolescentes a fin de que el estado la familia y la sociedad desde sus ámbitos de acción implementen acciones de prevención; volver a conformar un sistema de protección especializado en niñez y adolescencia que garantices sus derechos y se reduzcan los tiempos de adopciones en el proceso judicial y administrativo garantizando el interés superior y bienestar de las niñas, niños y adolescentes.

Un gran porcentaje de las propuestas que realizó el MIES fueron acogidas por la Comisión Ocasional de la Asamblea Nacional y esperan ser debatidas hoy en el pleno legislativo. Hay una responsabilidad muy grande en este debate pues de este depende que la normativa que protege a las niñas, niños y adolescentes y su institucionalidad sea mejorada. El MIES, el Ministerio de las Familias, está comprometido con la posibilidad de poder encabezar el Sistema Integral de Protección de Derechos de la Niñez y Adolescencia pues desde ya viene implementando importantes políticas públicas dirigidas a mejorar las condiciones de protección y cuidado de las niñas, niños y adolescentes.

AMPLIACIÓN DE INFORMACIÓN

En primer lugar, el MIES buscó realizar un aporte a la definición de niño, niña y adolescente que permita generar políticas acordes a sus etapas de crecimiento. Así se propuso que son niñas y niños quienes no han cumplido los 12 años de edad y se encontrarían en la primera etapa de la niñez quienes no han cumplido los 6 años de edad; y, en la segunda, niñas y niños que se encuentran entre los 6 años cumplidos y los 12 años de edad no cumplidos. Por otra parte, son adolescentes las personas que tienen entre 12 y hasta que cumplan los 18 años de edad. Pero están en una primera etapa de adolescencia quienes están entre los 12 y 16 años de edad no cumplidos y, en la segunda etapa, quienes están de 16 años cumplidos a 18 años de edad. Esta división fue acogida.

El punto inicial que impulsó el MIES y fue aceptado por la comisión ocasional es que, si bien el código vigente recoge el principio de igualdad y no discriminación, se incorpore entre las causas prohibidas de discriminación la identidad de género, identidad cultural, tener conflicto con la ley penal, la condición migratoria, portar VIH, la diferencia física.

La propuesta del MIES, también incluyó el Derecho a la lactancia materna durante los primeros seis meses de vida del niño o niña; y, complementaria, hasta sus dos años de vida y señaló que es una obligación del Estado garantizar este derecho. De igual forma, se incluye la definición de diferentes tipos de violencia como son la violencia física, psicológica, sexual, ginecobstétrica, institiucional, cibernética y simbólica. La propuesta de la Comisión Ocasional acoge estas definiciones y las desarrolla en un título específico denominado “De la protección de las niñas, niños y adolescentes contra toda forma de violencia”.

Otra de las iniciativas acogidas es la que propone que el ejercicio de la patria potestad es conjunta entre padre y madre independientemente de su estado civil. También fue admitida la iniciativa que entre las causales para suspensión de la patria potestad estén las siguientes: Ausencia injustificada del progenitor de hasta tres meses; violencia física, psicológica en contra del hijo o hija; declaración judicial de interdicción del progenitor; privación de la libertad en virtud de sentencia condenatoria ejecutoriada de hasta 5 años; cuando se incite, cause o permita al hijo o hija ejecutar actos que atenten contra su integridad física o psicológica; y, cuando de Dirección: Av. Amaru Ñan, Quito 170146. Piso 5 Plataforma Gubernamental de Desarrollo Social. Teléfono: 593-2 398-3100 www.inclusion.gob.ec manera injustificada o usando medios dolosos. La comisión agregó que, en el caso de la pensión de alimentos, la suspensión ocurre si existe un retraso en el pago por 12 meses; la propuesta del MIES era tras el retraso de seis meses.

En cuanto a las causales de pérdida de la patria potestad el MIES propuso: Violencia física, psicológica, cibernética y simbólica reiterada, violencia sexual en cualquiera de sus formas en contra de la hija o hijo; explotación sexual, laboral o económica del hijo o hija; interdicción del progenitor por causa de demencia; manifiesta falta de interés en mantener con el hijo o hija las relaciones parentales indispensables para su desarrollo integral, por un tiempo superior a tres meses; incumplimiento grave o reiterado de los deberes que impone la patria potestad; privación de la libertad en virtud de sentencia condenatoria ejecutoriada superior a 5 años; alcoholismo y dependencia de substancias estupefacientes, que pongan en peligro el desarrollo integral del hijo o hija.

La Comisión Ocasional acoge la mayor parte de estas causales a excepción de las dos últimas que son modificadas. Así la relativa al alcoholismo y dependencia a substancias estupefacientes se considera como causal de suspensión, no de pérdida, y la última vinculada a la privación de la libertad está relacionada con la comisión de delitos de violencia contra la mujer y miembros del núcleo familiar, delitos contra la integridad sexual y reproductiva y delitos contra la inviolabilidad de la vida.

El MIES propuso la posibilidad de que exista la tenencia compartida, como una modalidad de cuidado en el que la hija o hijo conviva períodos de tiempo con cada uno de los progenitores, según el acuerdo de los padres, o cuando la hija o hijo reside en el domicilio de uno de los padres, pero ambos comparten las decisiones y se distribuyen de modo equitativo las labores de su cuidado. La Comisión Ocasional no acoge la propuesta, aunque da paso a que sobre la tenencia exista un “Acuerdo entre los progenitores, siempre que ello no perjudique los derechos de la hija o hijo, considerando la edad, la opinión, la estabilidad emocional, madurez psicológica de la hija o hijo; y, la estabilidad emocional y madurez psicológica de los progenitores”.

En cuando a la Adopción, la Comisión Ocasional acogió las siguientes propuestas del MIES: Se cataloga a la adopción como una medida que restituye derechos, más allá de la considerarla una medida protección; se otorga a las familias monoparentales (personas solas) los mismos derechos que las familias conformadas por parejas; se incluye la revocatoria de la idoneidad de las familias solicitantes de adopción, figura actualmente inexistente en la Ley; se conservó la figura de la adopción plena tal como lo propuso el MIES, mediante la cual se establece entre la persona adoptante y la persona adoptada todos los derechos, responsabilidades, prohibiciones e impedimentos propios de la relación parento-filial; se establece un término máximo de 12 meses para realizar las investigaciones tendientes a reinsertar a la niño, niña o adolescente a su familia de origen, caso contrario, debería ser declarado en adoptabilidad; se regula el desamparo físico, material y el desentendimiento total por parte de los progenitores respecto de su hija/o en acogimiento familiar o institucional, por un lapso de un año consecutivo, como causal para determinar su adoptabilidad.

Un hecho relevante es que se establecen tiempos máximos para las actuaciones procesales, tanto en la vía judicial como administrativa, para el despacho oportuno de los procesos de adoptabilidad y adopción; se incluye a la Dirección de Adopciones del MIES y a las entidades de atención como organismos responsables de la fase administrativa de la adopción; se establece, entre las atribuciones de la Dirección de Adopciones, la de ejercer como Autoridad Central de Adopciones Internacionales y se regula que el análisis y calificación de idoneidad de las familias extranjeras que aplican a un proceso de adopción internacional se realizará por la Dirección de Adopciones. En cuanto al Sistema Descentralizado de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia cuya existencia dispone la Constitución, el MIES había propuesto ser la entidad que encabece este Sistema, pero la Comisión Ocasional considera que lo debe encabezar Consejo Nacional para la Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes.

En cuanto a las medidas de protección de cuya ejecución el MIES está encargado, un logro importantísimo es que se incorpora como una medida de protección el “apoyo familiar” que es una modalidad que actualmente implementa el MIES a través de la Subsecretaría de Protección Especial. A través de esta modalidad se busca evitar que el menor de edad salga de su familia al proporcionarle un equipo técnico idóneo que trabajará con la familia el fortalecimiento de sus capacidades de protección y cuidado. Otra modalidad actualmente implementada por el MIES y que se propone sea incorporada es la custodia familiar. Con esta medida, se evita que el menor de edad llegue a una casa de acogida en caso de tener que salir de su familia nuclear y pueda ser cuidado por un pariente.

Finalmente, en cuanto a lo que actualmente se denomina “responsabilidad del adolescente infractor”, el MIES propuso que se incorpore el enfoque restaurativo a fin de que se procure la reintegración del o la adolescente a su entorno para desarrollo integral, que el adolescente asuma su responsabilidad penal, que se dé la reparación integral del daño causado a la víctima y a la comunidad. Este enfoque fue acogido plenamente por la Comisión Ocasional de la Asamblea Nacional.