Como parte del seguimiento y control a los sistemas de tratamiento de aguas residuales de todas las parroquias rurales, técnicos de la Dirección de Gestión Ambiental de la Prefectura, realizaron una inspección en Plan Piloto, La Villegas y Monterrey.

“Para nosotros es fundamental garantizar el cuidado del agua”, manifestó la directora de Gestión Ambiental, Verónica Narváez, reconociendo que existe una deficiencia en este proceso, por lo que se está coordinando con las entidades competentes para que “nos ayuden a solventar todas esas necesidades básicas que tenemos en las parroquias”.

Los sistemas de tratamientos de aguas residuales deben tener un mantenimiento periódico de succión de los lodos, así como el incluir microorganismos, para ayudar a procesar la carga orgánica que existe en los tanques.

Sin embargo, en muchos casos, por un tema de presupuesto estos mantenimientos no se realizan por lo que existen algunos sistemas se encuentran colapsados, indicó Narváez.

Por ello, la Prefectura se encuentra trabajando con los responsables directos como son, juntas de agua, empresas de agua potable y alcantarillado y los municipios, para hacer las mejoras necesarias.