El legislador manabita Daniel Mendoza Arévalo (PAIS – Unidad Primero) anunció su renuncia irrevocable a la curul que ganó en las elecciones del como representante de la provincia de Manabí para el período 2017-2021.

A través de enlace virtual, compareció ante la comisión multipartidista que investiga las acusaciones presentadas en su contra, por las parlamentarias Verónica Guevara y Tanlly Vera, relacionadas con supuestas irregularidades en la construcción del Hospital de Pedernales.

A nivel judicial, Mendoza está procesado por el presunto delito de delincuencia organizada. Sería el jefe de la «banda» que manejaba los contratos en el sector público, según lo ha identificado la Fiscalía.

Desde la cárcel 4, el legislador dijo que es inocente de todas las acusaciones que se le imputan. “Estoy aquí para defender mi inocencia ante la opinión pública, hasta que la verdad brille y así lo demostraré junto a mi defensa técnica”, indicó.

Al anticipar su renuncia a su condición de legislador, dijo que también es una manera de liderar. «No se trata de liderar siempre desde el frente, se puede y se debe liderar también desde atrás», dijo.

La decisión del hasta ahora asambleísta Mendoza causó sorpresa en los comisionados y legisladoras demandantes. Adelantaron que pese a la renuncia el organismo legislativo debe continuar con el proceso de control, elaborar y emitir un informe sobre el caso, para que este sea puesto en conocimiento del Pleno de la Asamblea Nacional.