• El Zoológico de Quito volverá a recibir visitantes desde este jueves 2 de julio. La autorización fue dada por el COE cantonal, una vez aprobado el protocolo para una reapertura segura.
  • Para garantizar el bienestar de las personas, el zoológico ha adoptado medidas que incluyen el rediseño de su recorrido, señalética, aforo limitado, uso obligatorio de mascarilla, control de temperatura, entre otras acciones.
  • Las entradas pueden ser adquiridas en buenplan.com.ec/event/Zoolidarizate o en las boleterías del centro, ubicado en la parroquia Guayllabamba. La atención al público será de lunes a sábado, de 09h00 a 16h00.

Luego de 110 días de trabajar a puerta cerrada, debido a la emergencia sanitaria por la pandemia COVID-19, el Zoológico de Quito retomará la atención al público en Guayllabamba, a partir de este 2 de julio, de 09h00 a 16h00, en medio del estado de semáforo amarillo vigente, adoptado por las autoridades del Distrito Metropolitano de Quito.

El COE cantonal autorizó al establecimiento a reabrir sus instalaciones, luego de haber aprobado el protocolo para una reapertura segura, que prioriza el distanciamiento social e incluye medidas sanitarias alineadas a parámetros nacionales e internacionales, para el bienestar de visitantes, equipo de trabajo del centro y de los más de 600 animales rescatados que allí se atiende.

Entre las medidas contempladas está limitar el aforo a 435 personas al mismo tiempo, distribuidas a lo largo de los 1350 metros lineales de senderos y caminos habituales en las 12 hectáreas que conforman el parque por lo que se promoverá un recorrido seguro. Para esto, el personal del zoológico realizará, cada hora, un control permanente del número de personas registradas en la entrada y en la salida. El equipo del Zoo destinará tiempo a la revisión del uso obligatorio de mascarilla y la toma de temperatura (previo al ingreso).

El centro también ha rediseñado el sentido de su recorrido para que sea de una sola vía y así evitar aglomeraciones y contraflujo. Además, se implementó una nueva puerta de salida que llega directamente al estacionamiento y en los senderos se han marcado espacios distanciados, en donde las personas podrán detenerse a admirar a la fauna silvestre. Para garantizar el tránsito por ambientes sanos, se mantendrán cerradas las áreas de congestionamiento habitual y ambientes sin ventilación.

“El Zoológico es un espacio seguro; gozamos de aire libre y naturaleza. Hay mucho espacio y mantendremos la distancia con la demás gente. Estamos acostumbrados a protocolos sanitarios para evitar contagios y mantenemos todo el tiempo las instalaciones limpias. Invitamos a la gente para que se reencuentre con la naturaleza, en este espacio seguro. Debemos construir una nueva sociedad, con más cuidados entre nosotros”, señala Martín Bustamante, director del Zoológico de Contactos: Maru Villavicencio, relacionadora pública / 0987 167 636 Gabriela Arévalo, directora Educación para la Conservación Zoológico de Quito / 099 920 4466 Quito, mientras explica las razones para visitar de manera segura este parque en Guayllabamba.

Venta de entradas

El zoológico prioriza la venta de boletos en línea, a través de www.buenplan.com.ec/event/Zoolidarizate. No obstante, se mantendrá habilitado el espacio de boletería. En esta zona, se dará preferencia al pago con tarjeta de crédito y, en caso de recibir efectivo, el dinero será desinfectado. También se retirarán los tornos de ingreso para evitar el contacto con los visitantes y se colocarán marcas seguras en el piso para un distanciamiento social, cuando se acerquen los visitantes a comprar en boletería. Otros espacios con nuevas reglas son: la zootienda, el aviario, la tribuna de aves rapaces, granja y el área de comidas.

De acuerdo a la normativa de movilidad vigente para semáforo amarillo, la atención del zoológico será de lunes a sábado, de 09h00 a 16h00. En el caso de cambio de semáforo, se analizarán nuevos días de atención y se ajustará el protocolo a nuevas condiciones.

La reapertura del Zoológico de Quito también significa una oportunidad de reactivación de la economía de la zona. Este espacio de educación ambiental, que también cumple funciones de centro de rescate, es un importante dinamizador de la economía local. Quienes acuden hasta el parque también utilizan los servicios de transporte, alimentación en restaurantes, estacionamientos, bebidas, venta de frutas y artículos de recuerdo, que se expenden en la parroquia Guayllabamba.

Acciones durante la cuarentena

Desde que empezó la crisis sanitaria, el Zoológico de Quito intensificó sus esfuerzos para seguir conectando a las familias con la vida silvestre. Es así como creó el proyecto educativo #ElZooVaATuCasa que comprende diferentes productos educomunicacionales para sensibilizar a grandes y pequeños sobre las problemáticas ambientales y el cuidado de las especies.

Cuentos, transmisiones temáticas en vivo, charlas, arte y más son las actividades que se continúan desarrollando, en el marco de esta iniciativa que seguirá llegando a las familias ecuatorianas a través de las redes sociales del zoológico. Una de las actividades que más destaca es la emisión semanal de las ZooNoticias y ElZooVaATuCasa, este último es un programa que se transmite todos los sábados, a las 10h30, desde Guayllabamba.

Estas acciones han sido muy importantes para saber qué es lo que la ciudadanía quiere saber y cuáles son las preocupaciones respecto de los animales; pero también las actividades han estado orientadas a promover actividades en familia. La nueva propuesta desde el Zoo busca combatir el TDN (Trastorno por Déficit de Naturaleza) que generó el encierro prolongado y se espera que el regreso a Guayllabamba continúe aportando para que las familias retomen el contacto con el entorno natural.

El rescate de especies también ha sido clave en la gestión del Zoológico de Quito, durante la cuarentena. Desde enero hasta la fecha, se han rescatado a 70 animales, provenientes del tráfico de especies, la caza y la mascotización. Entre los casos más recordados está Iguiñaro, el cóndor andino que fue rescatado, atendido clínicamente y reinsertado en su hábitat  por el zoológico; cuyo vuelo constituye un símbolo de esperanza para la capital y ahora mismo se mueven entre los páramos de Zuleta y el Cotopaxi.