• 6 vías más están en ejecución en la primera fase del Plan Km a Km
  • Se interviene en calles que ya cuentan con trazado vial

Al momento han concluido los trabajos de pavimentación en 23 vías que eran de tierra, lastre o piedras, ubicadas en diferentes lugares del Distrito Metropolitano de Quito; seis frentes más están en ejecución dentro de la primera fase del Plan de Intervención Vial Km a Km.

Entre las vías concluidas están las calles: De Las Camelias, De Los Pepinos, De Los Tulipanes, en La Pampa, E10 de Turubamba, La Ecuatoriana, E9 de Turubamba, S34R de Chillogallo, Nicolás Cevallos en la Martha Bucaram, E13 de la Loma de Puengasí, S57G de Guamaní, García Moreno, de San José de Minas, OE15F de La Libertad, entre otras.

La pavimentación consiste en intervenir una calle de tierra con asfalto caliente, frío o pavimento rígido. El material se selecciona de acuerdo a diferentes factores como la carga vehicular, el tráfico, entre otros. Por el contrario, la repavimentación es la intervención en vías que ya contaban con pavimento, el cual cumplió su vida útil. 

La pavimentación se realiza en calles que ya cuentan con un trazado vial, primero se hacen trabajos para nivelar el suelo con la ayuda de una motoniveladora, esta acción se llama rasanteo y nivelación, que permite darle a la vía una especie de pendiente hacia los costados para que el agua circule adecuadamente. 

Después se hacen trabajos de hidratación y compactación con la ayuda de un rodillo hasta que la vía quede lista para colocar material granular como base, posteriormente se coloca el asfalto en frío, caliente o pavimento rígido.

Actualmente, dentro del Plan Km a Km se interviene la Av. Quitumbe Ñan en la que se coloca pavimento rígido, esta calle antes era de tierra. «Es excelente que habiliten esta vía que conecta otras calles principales; por aquí van a circular muchos vehículos y que bueno que la hagan de pavimento rígido para que soporte», manifestó María Collahuazo, habitante de la zona. 

Por su parte, Carlos Viteri, beneficiario de la calle S34R del barrio El Tránsito de Chillogallo, que fue intervenida en 300 metros de longitud, destacó que «se siente feliz que no se olviden de los barrios alejados que por muchos años han vivido en polvo y lodo».