Mientras decenas de personas con verdadera necesidad de movilidad tienen que hacer un vía crucis para lograr el carné de discapacidad y posterior permiso para importar un vehículo especial, el abuso y la corrupción de este documento estremece al país en un nuevo e indignante escándalo.

La punta del ovillo comenzó cuando se supo que Daniel Salcedo, procesado judicialmente por presunta corrupción en sobreprecios por la emergencia sanitaria, tenía carné de discapacitado y lo usó para importar autos de alta gama sin pagar aranceles.

Este mecanismo y beneficio irregular del carné especial también era usado por el hermano de Salcedo, Noé, quien se encuentra detenido luego de haber sido detenido en la frontera con Perú con más de 40 mil dólares en efectivo. Carné que, además, se les habría otorgado a tres amigos de los hermanos Salcedo.
Esto les facilitaba importar vehículos de lujo con descuentos en los aranceles. Daniel tendría una discapacidad auditiva del 41 por ciento y su hermano del 42 por ciento.

El carné de discapacidad favoreció para que Daniel Salcedo importe un vehículo
de alta gama desde Estados Unidos por 26.532 dólares, cuando en el marcado tiene un valor normal de 100 mil dólares. El vehículo no fue retirado de la aduana debido a la llegada de la pandemia.

Se destapa la «olla»

En las últimas horas, este presunto mal uso del documento involucró a figuras políticas de las que ni se sospechaba que tenían algún grado de discapacidad. Entre ellos se encuentran los asambleístas Fabricio Villamar, Marcia Arregui e Israel Cruz.

El Presidente de la República, Lenín Moreno, se refirió al respecto en un video. «En los últimos días hemos visto una acción por demás ruin. Personas inescrupulosas obtienen carné de discapacidad fraudulento para acogerse a los beneficios que tienen nuestros hermanos con discapacidad», dijo Moreno.

Agregó que la carnetización pasó del Conadis a manos del Ministerio de Salud Pública, donde, manifestó, las mafias encontraron su oportunidad para delinquir.

Anuncio de nuevos controles

Frente a esta situación el Primer Mandatario dijo que ha dispuesto que se suspenda el proceso de exoneración de aranceles para estos casos; que se detengan los vehículos importados con carnés fraudulentos; realización de auditoría al Ministerio de Salud Pública caso por caso; que este Ministerio investigue y sancione a quienes facilitaron esta irregularidad; que las placas de esos autos tengan un distintivo especial y que se revise la normativa.

Por su parte el legislador Fabricio Villamar (Ahora), del que se conoció que sufre de discapacidad auditiva y que usó su carné para importar un auto en el 2020 con exoneración de aranceles, expresó en su cuenta de Twitter que era una verdad a medias. «¿Tengo una discapacidad auditiva? Sí. Quienes me conocen lo saben, no es nueva. Por eso tengo carnet. Importé un vehículo de 23.500 y he pagado los impuestos correspondientes. Con gusto me someto a una reevaluación», expresa el legislador.

La asambleísta Marcia Arregui (PAIS) dijo que su carné es legal ya que sufre una discapacidad que es información privada y que nunca ha hecho mal uso de su carné.

Las figuras políticas y el uso de carné

Fabricio Villamar, asambleísta.
Marcia Arregui, asambleísta.
Israel Cruz, asambleísta.
Camilo Salinas, gobernador de Los Ríos.
Javier Vaca, esposo de asambleísta Elizabeth Cabezas.

El vicepresidente de la República, Otto Sonnenholzner, calificó de “miserable el mal uso de estos documentos. «A esas personas no solo se les tiene que quitar el vehículo; se han identificado 50 (autos) para retirar en estos días. Tienen que ser sancionados y tiene que seguirse una causa penal contra quienes de forma ilegal e irresponsablemente otorgaron condición de discapacidad a quienes no la tenían y quien usó esa condición para beneficiarse”, puntualizó

La madrugada de miércoles 1 de julio la Policía efectuó un operativo en Guayaquil, donde detuvo a seis personas quienes están acusados de vender carnés de discapacidad fraudulentos por un valor de 1.300 dólares cada uno.