Como la peor forma de corrupción calificaron varios sectores al escándalo que rodea a políticos, jueces y funcionarios de distintos niveles que habrían accedido a carnés para personas con discapacidad sin cumplir con los requisitos.

Y lo que más indigna es el uso dado a ese documento: generalmente importar vehículos de lujo a precios bastante más bajos de lo que realmente cuestan en el mercado gracias a las exoneraciones arancelarias contempladas en la normativa.

«El carné nació para personas que realmente lo necesitan, para gente de escasos recursos económicos que necitan ahorrarse 12 centavos en un bus de transporte público; pero vemos que otros lo usan para comprar un auto de lujo», comentó Gustavo Dávila.

Él es director de la Fundación Jóvenes contra el cáncer y ve con preocupación lo que se informa en los últimos días: gobernadores, asambleístas, altos asesores, autoridad del Consejo de Participación Ciudadana, magistrados que no necesitan el carné y sin embargo lo tienen.

«Atenta contra la dignidad de los más pobres», dijo. Por eso Dávila exige la destitución inmediata de esos funcionarios y de aquellos que ayudaron o tramitaron el documento.

La exoneración de impuestos que contempla la ley para las personas con discapacidad no debe verse como un beneficio, tal como lo hacen quienes están involucrados en esas prácticas, sino que se trata de establecer un principio de igualdad, de acortar brechas sociales por lo que al hacer mal uso del carné se desvirtúa ese sentido, comentó Enrique Terán, médico y docente de la Universidad San Francisco de Quito. Le extraña que en los carnés de esas personas presuntamente implicadas conste porcentajes de discapacidad que están entre el 70 y 80 por ciento sin que se pueda evidenciar alteración alguna.

Los pacientes

Quienes se han decidido a tramitar ese carné porque realmente lo necesitan, son testigos de que no es fácil. Algunos lo califican de «vía crucis». Un camino tortuoso que se saltaron quienes están cerca o tienen de manera directa las palancas políticas o el poder económico.

Para los que realmente lo necesitan otro es el escenario, lleno de «pruebas de obstáculos», con un sendero lleno de trabas burocráticas, procesos largos, multiples exámenes, el clásico «vuelva otro día», o «le faltó un papel, un sello», y en no pocos casos para terminar por escuchar la frase: «usted no aplica para el carné».

Ana Cobo es una de esas pacientes. Tiene cáncer de mama que le resta movilidad en uno de los brazos. Ya se conoce varias centros de salud en su intento por obtener el documento, desde el 2016. Finalmente en Caupichu le dijeron que su caso no aplica ya que tiene las extremidades completas, los ojos y los oídos.

Las cifras

El Ministerio de Salud Pública (MSP) confirmó que se han detectado 2.281 carnés de discapacidades emitidos de manera ilegal, en cuya emisión están involucrados funcionarios y exfuncionarios. Las presuntas irregularidades se relacionan con involucrados que no estaban acreditados y tampoco tenían la competencia para este procedimiento, así como se detectó que los porcentajes de discapacidad asignados no guardan relación con lo expuesto en los exámenes complementarios y certificados médicos.

La Fiscalía General del Estado anunció que inició de oficio una investigación previa por el presunto delito de delincuencia organizada para dar con los responsables de la entrega irregular de carnés para personas con discapacidad.