Fotografía: El Comercio, El Univeros

Redacción: Hugo Constante – Infórmate y Punto

La reunión fue convocada para el viernes a las 09:00 y el tema para conocer y resolver la renuncia de Otto Sonnenholzner al cargo de Vicepresidente de la República, consta como segundo punto del orden del día. Iniciará así la designación de su reemplazo de una terna que remita el Ejecutivo.
En círculos políticos se menciona que el listado estaría integrado por María Paula Romo, ministra de Gobierno; Agustín Albán, secretario de la Senescyt y por Xavier Lazo, ministro de Agricultura. Quien sea designado permanecerá hasta completar el mandato del Presidente Lenín Moreno, es decir 10 meses.

La perspectiva

Independientemente de los nombres mencionados, analistas de diferentes sectores dan las características que debería tener el nuevo segundo mandatario.
Por la Vicepresidencia han pasado dos políticos con activismo partidista: Jorge Glas y María Alejandra Vicuña; y un empresario de la comunicación: Sonnenlhozner.

Desde esa perspectiva, Gabriela Alvear, de Diálogo Diverso, considera que esta vez se debe escoger una persona que provenga de los sectores ciudadanos, que sea transparente y que jamás haya estado vinculado a actos de corrupción.

En diálogo con InfórmateyPunto, la analista considera que su gestión será fundamental a pesar del poco tiempo que estará en funciones, ya que deberá enfocarse en el combate al coronavirus que ha generado crisis por el alto nivel de desempleo. «Tiene que venir una persona que tenga probidad notoria, que haya trabajado con la gente», dijo. Añadió que no sería conveniente una figura política o empresarial ya que se corre el riesgo de usar a la Vicepresidencia como palestra electoral.

Otros criterios

Víctor Hugo Albán, analista económico, considera que se debe buscar un perfil similar al de Sonnenholzner, que provenga del sector empresarial y dedicado a la parte social, de salud para llegar a la población más necesitada tras los efectos del Covid-19. «Que no vaya a hacer política, porque este rato la política es lo que menos interesa por la época de pandemia», dijo a este medio.

Albán considera que a pesar del poco tiempo de gestión que tendrá, será fundamental que se le encargue del tema social. No confía en la clase política por las experiencias que tuvo el país con los dos anteriores Vicepresidentes.
Por su parte el constitucionalista José Chalco advierte que el nuevo segundo mandatario debe ser una persona alejada del cálculo electoral para que no busque su espacio en la próxima contienda electoral.

Al contrario de los dos analistas anteriores, Chalco considera que debe provenir del algún movimiento o partido político ya que el Gobierno de Lenín Moreno necesitará en los próximos meses generar muchos espacios de diálogo con otros actores políticos para consolidar los procesos de reinstitucionalización, lograr reformas a través de la Asamblea y crear puentes con organizaciones políticas del país.

Sin embargo, considera que el nuevo funcionario tendrá poco margen de acción por el escaso tiempo que le queda al Régimen y porque el Vicepresidente no tiene atribuciones constitucionales específicas, por lo que deberá esperar a que Moreno le delegue alguna función.