Fotografía: Presidencia del Ecuador
Redacción: Hugo Constante – Infórmate y Punto

Varias bajas se han dado en el equipo de Gobierno en esta semana. Otto Sonnenholzner renunció a la Vicepresidencia de la República; José Valencia a la Cancillería; y Gustavo Isch a la Secretaría de Comunicación de la Presidencia. Además, en las últimas horas se conoció otros cambios.

En los poco más de tres años que lleva en el poder el Presidente Lenín Moreno, su Gabinete ha sido de lo más variado.
Ha tenido tres Vicepresidentes, tres ministros de Defensa, tres de Agricultura, cuatro de Ambiente, tres de Economía, tres de Ambiente, tres de Educación, entre otros.

«Es la demostración clara de la inestabilidad política que vive el país», le dijo a Infórmate y Punto la presidenta nacional de Izquierda Democrática, y asambleísta por esa agrupación, Wilma Andrade.
La legisladora añadió que tanta movilidad en un equipo de trabajo demuestra que su Gabinete tiene serias «fisuras» internas por lo que no logra trabajar de manera unida, con objetivos comunes.
El analista político César Ulloa concuerda en que es una demostración de de inestabilidad política, pero agrega que esta inestabilidad no se da exclusivamente en el Gobierno de Moreno sino que es una constante en la historia democrática del Ecuador.

Pone como ejemplo los golpes de Estado en «seguidilla» dado en contra de Abdalá Bucaram, Jamil Mahuad y Lucio Gutiérrez; la maniobra política de Fabián Alarcón para hacerse del poder y sacar del cargo a Rosalía Arteaga, entre otros casos. «Creo que con Moreno se ha exacerbado la inestabilidad, pero la inestabilidad es un rasgo propio de la cultura política ecuatoriana», dijo el analista.

Ulloa añadió que el Gobierno de Moreno no ha terminado de configurar una propia identidad en relación a dos aspectos políticos. El primero, no ha podido distanciarse completamente de su antecesor Rafael Correa; y segundo, no ha logrado definir su gestión y accionar político.
Mientras que Andrade aseguró que esta serie de renuncias terminan por debilitar al Régimen, sobre todo porque no puede mantener una sola línea de gestión en las diferentes áreas.

La perspectiva

Andrade y Ulloa coinciden en que los nuevos funcionarios que sean nombrados en reemplazo de los renunciantes deben ser de la entera confianza de Moreno, para que le ayuden a cumplir con un plan de trabajo.
Al Presidente de la República le quedan 10 meses de gestión, tiempo en el que, dicen los consultados, debe resolver temas críticos como la sostenibilidad del Seguro Social, cuyo diagnóstico es «pésimo».
Ulloa agregó que además debería priorizar la aprobación de la Ley para la extinción de dominio, con la que se espera recuperar dinero obtenido a través de la corrupción; la eliminación del Consejo de Participación Ciudadana; y protectos para reactivar la economía. «El primer problema para los ecuatorianos, más allá de la salud, sigue siendo el desempleo», aseguró.

Los cambios

Moreno anunció los cambios que se han dado en su equipo de colaboradores.
Andres Isch, fue nombrado ministro del Trabajo; José Andrés López, presidente del directorio de la Empresa Coordinadora de Empresas Públicas (EMCO); Julio Recalde, ministro de Desarrollo Urbano y Vivienda; Juan Aguirre, director General del Servicio Nacional de Contratación Pública (SERCOP); Luis Gallegos, ministro de Relaciones Exteriores y Caridad Vela, secretaria General de Comunicación de la Presidencia. Silvana Vallejo, asume como Consejera presidencial.