Fotografía: EP PetroEcuador
Redacción: Hugo Constante – Infórmate y Punto

A través del Decreto Ejecutivo N. 1094, expedido este 10 de julio desde Guayaquil, el Presidente de la República, Lenín Moreno autorizó que se privatice la Refinería de Esmeraldas, la más grande del país.
En el documento consta que se «delega a la iniciativa privada la gestión conjunta de la Refinería de Esmeraldas con la Empresa Pública de Hidrocarburos del Ecuador – EP Petroecuador.

Además, ordena que el Ministerio de Energía y Recursos no Renovables determine la modalidad de delegación que más favorezca a los intereses del Estado.
Con el cambio en el modelo de administración, será la empresa privada la que realice los estudios y las inversiones necesarias, por su cuenta y riesgo, para el mejoramiento de la calidad de los combustibles, la implementación de un tren de alta conversión, mejoramiento de su eficiencia y reducción de emisiones de manera que el país tenga asegurado el suministro continuo de derivados de hidrocarburos que se enmarque en los estándares internacionales de operación y calidad pero con estrictas normas ambientales.

El contexto

La Refinería de Esmeraldas arrancó sus operaciones en 1997 y es la más grande del país para el procesamiento de crudo. A agosto de 2019 tenía una capacidad de procesamiento de 110.000 barriles de crudo para la producción de combustibles como gasolinas, diésel, jet fuel, GLP, entre otros.
Sin embargo los problemas no han sido ajenos a esta planta. En septiembre de 2019, el Consejo de Participación Ciudana vigente denunció ante la Fiscalía un presunto sobreprecio durante el proceso de repotenciación de la Refinería, además de otras irregularidades.