Con la implementación de protocolos de bioseguridad para cuidar a sus visitantes, los balnearios de Santa Elena vuelven a recibir a los viajeros que gustan del sol, mar, y arena, para disfrutar de un momento de relajación y sano esparcimiento. Con ello se busca reactivar el turismo que se detuvo por la emergencia sanitaria.

Los prestadores de servicios y a los Gobiernos Autónomos Descentralizados (GAD) se prepararon para esta reapertura aplicando las medidas desarrolladas por el Ministerio de Turismo, entre ellas las contenidas en el “Protocolo de Bioseguridad para Destinos de Playas”, donde se determinan los lineamientos para fortalecer las prácticas existentes de prevención ante el COVID-19.

La ministra de Turismo, Rosi Prado de Holguín, lideró la socialización del protocolo que fue entregado de manera simbólica días atrás al alcalde de Santa Elena, Otto Vera Palacios. El acto se realizó en la Comunidad de Ayangue.

Para la correcta implementación de este documento, el Ministerio de Turismo puso en marcha  un proceso de capacitación  virtual, en el que participaron más de 350 funcionarios de los GAD, servidores públicos vinculados al ordenamiento y control de los destinos turísticos costeros, empresarios y  prestadores de servicios turísticos de las playas de esta provincia.

“El trabajo realizado de manera conjunta ha sido fundamental para alcanzar los resultados”, mencionó Efrén Mendoza, docente de  la Universidad Estatal Península de Santa Elena (UPSE), y resaltó que no sólo se logró definir el número de personas que pueden permanecer en cada playa, sino también el detalle de las normas que deben cumplirse para precautelar la salud de habitantes y visitantes.

Asimismo, el alcalde de Salinas, Daniel Cisneros dijo que esto se complementa a la campaña “Salinas Bioseguro” que impulsa la municipalidad, y que busca brindar seguridad para la reapertura de las playas.

De su parte, el concejal de Santa Elena, Luis Segovia destacó que el trabajo coordinado ha dado sus frutos para reactivar con responsabilidad la economía a través de la actividad turística en las poblaciones del cantón Santa Elena.