Más de $ 107 mil dólares, es la inversión  que permitió al Ministerio del Ambiente y Agua, a través de la Cooperación Fondo Verde Mundial (GEF), el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) y CODESAN, realizar la entrega de 42 invernaderos metálicos con sistemas de riego por goteo a productores agrícolas de las parroquias de Cuyuja y Papallacta, en la provincia del Napo.

Paulo Proaño, ministro del Ambiente y Agua (e), reconoció que la implementación de estas acciones tiene como objetivo garantizar “la producción de cultivos en forma resiliente y promover la seguridad y soberanía alimentaria de la población y mejorar la productividad de 42 familias de esta zona que se ha visto afectada por los efectos negativos de los climas extremos que afectan estas zonas”.

Héctor Álvarez, uno de los beneficiarios, señaló que “como agricultores podemos seguir adelante gracias a su apoyo, han permitido tecnificar el trabajo. Pensamos más allá de la ganadería, en un ambiente sano, seguiremos produciendo con su respaldo”.

La provincia del Napo es una zona que se caracteriza por las lluvias intensas que causan varios impactos a la población y al ecosistema en general. Uno de los sectores más afectados por esta amenaza climática es el agrícola, que desarrolla a campo abierto con una alta vulnerabilidad a las condiciones ambientales.

Cintya Ortiz, representante del GAD Papallacta, agradeció por brindar a su parroquia alternativas para mejorar su soberanía alimentaria, cuidar el ambiente y sustentar la economía de los hogares. Además, durante el evento se entregaron, después de 10 años, los estudios definitivos para dotar de agua potable a las parroquias de Papallacta y de Cuyuja. (I)