El presidente de la República, Lenín Moreno, participó la mañana de este martes 15 de septiembre de 2020, en el conversatorio virtual Crisis Conversation: Perspectives from the Front Line.

Se trata de un espacio de charlas con mandatarios latinoamericanos organizado por el Programa Latinoamericano del Woodrow Wilson International Center for Scholars; un centro de pensamiento e investigación de políticas públicas y análisis regional reconocido como uno de los más activos y sobresalientes del mundo.

El Jefe de Estado afirmó que, “a través de la aplicación de políticas públicas oportunas y decisiones acertadas, el país enfrentó al coronavirus desde antes de su llegada a la nación; teniendo siempre como prioridad el salvar vidas”, pese a que la presencia de esta pandemia tomó desprevenido a todo el planeta.

“La afectación fue inmediata, arrasadora. Y nos dejó a los países un triple impacto: sanitario, social y económico”, dijo el Presidente.

En ese sentido comentó que, en medio de las difíciles circunstancias financieras que ya atravesaba el país por el mal manejo de recursos en la administración pasada, se sumaron la ruptura de tres oleoductos, afectando la producción y venta de petróleo y la casi nula recaudación de impuestos.

No obstante, resaltó que “fuimos el primer país en Latinoamérica en cerrar fronteras, decretar el toque de queda y limitar actividades como espectáculos públicos.

Además de aplicar estrictas medidas de seguridad, y fortalecer nuestro sistema de salud”, expresó. Asimismo, realzó que “la producción y tiendas de alimentos siguieron trabajando para evitar desabastecimiento.

Creamos corredores logísticos a fin de que ningún rincón del país se quedara sin alimentos ni medicinas. Fueron acciones oportunas, que nos permitieron salvar vidas y ralentizar la propagación del virus. Nuestros pocos recursos los usamos para fortalecer el sistema de salud, y garantizar la protección a los más vulnerables”, puntualizó.

A ello, agregó que mediante el “Plan Toda Una Vida” se brindó atención prioritaria a personas vulnerables como mujeres, niños, personas con discapacidad y adultos mayores.

Destacó las iniciativas legales impulsadas por el Ejecutivo, mediante la Ley de Apoyo Humanitario, que evitaron desalojos y suspensión de servicios básicos por falta de pago, otorgando así tranquilidad a los ciudadanos durante estos duros momentos.

En materia económica, el Primer Mandatario aseguró que la honestidad y transparencia en el manejo de los recursos públicos fueron los pilares fundamentales para, en medio de la pandemia, haber consolidado el apoyo de los organismos multilaterales.

El Gobierno efectúo el pago de USD 340 millones en capital e intereses, decisión que provocó la confianza de los tenedores de deuda y organismos de crédito internacionales.

En esta misma línea, comentó que, gracias a la renegociación de la deuda, con la que se logró reducir más de USD 1.500 millones en capital y aliviar USD 16.452 millones durante los próximos 10 años, el próximo Gobierno no pagará USD 10.000 millones por concepto de deuda.

En cuanto a las relaciones bilaterales de Ecuador con Estados Unidos (EE.UU.) recalcó que son “excelentes”, no solo por los lazos de amistad, sino también porque el país norteamericano es nuestro principal socio comercial, beneficiando a la exportación de la producción local.

Además, durante la pandemia, EE.UU. aportó con ventiladores, asistencia alimentaria, apoyo para agua y saneamiento; mientras que, la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional otorgó nuevas líneas de crédito para promover a micro, pequeñas y medianas empresas, y al empoderamiento económico de las mujeres.

Además, el Mandatario destacó algunos otros de los hitos de su Gobierno como la reinstitucionalización del país y la recuperación de la libertad de expresión, sobre ello recordó que ambos son elementos vitales para garantizar la democracia del país. Entre otros temas, también se refirió a la importancia de la conservación ambiental, en especial de zonas como la Amazonía y las Islas Galápagos.

Y a la gestión emprendida bajo su mandato para garantizar los derechos humanos y la atención humanitaria a los migrantes venezolanos que han sido víctimas de “una dictadura autoritaria”.

El Presidente aclaró que no tendrá intervención en el próximo proceso electoral. “Yo he sido extremadamente respetuoso acerca del tema de la justicia y lo he sido del tema electoral, como debe ser. Seré respetuoso de todas las candidaturas y no participaré de ninguna forma en estas elecciones”, dijo.

 Fuente: Secom. (I)