Su primera fotografía la tomó a los diez años de edad

Comencé en mi profesión en la fotografía a los 10 años de edad con la valiosa enseñanza de mi amado papacito. Posteriormente en el año de 1968 ingresé a las Fuerzas Armadas, en calidad de conscripto al Batallón de Infantería Vencedores, cuyo lema era: «Solo Venciendo, Vencerás».

Para no alargar mi historia, luego de mi licenciamiento como conscripto, inmediatamente realicé el curso para soldados comandos, el cual aprobé e ingresé al Ejército hasta obtener un alto grado en esta importante institución. En las FF.AA. obtuve mi retiro militar el mes de diciembre de 1984.
En mi carrera militar obtuve medallas y diplomas y cuando me retiré me otorgaron sendas Placas de Honor del Ejército, del Ministerio de Defensa Nacional y de mis compañeros que seguirán en esta carrera profesional llena de peligro, valentía e hidalguía.

Luego de un pequeño descanso, muy merecido, hubo un concurso de merecimientos en el Ilustre Municipio de Quito, donde gane dicho concurso e ingresé en calidad de Cronista Gráfico a la dependencia de Comunicación Social el 1 de junio de 1989, hasta el 26 de julio del 2018, fecha en la que con el deber cumplido en esta noble institución me jubilé, luego de 29 años.

Captó la gestión de los alcaldes de Quito

En los diferentes recorridos, por barrios urbanos y parroquias rurales, dentro de mi profesión pude constatar con los diferentes alcaldes de turno las necesidades apremiantes de los vecinos de nuestro hermoso Quito Carita de Dios y Patrimonio de la Humanidad.

Cada uno de los alcaldes realizaron las obras de acuerdo a sus presupuestos. Rodrigo Paz Delgado, 1988-1992; Jamil Mahuad Witt, 1992-1998; Roque Sevilla, 10 de Agosto 1988-2000; Paco Moncayo, Agosto 2000-2009; Andrés Vallejo, enero 2009 a agosto 2009; Augusto Barrera, mayo 2009-2014 y . Mauricio Rodas Espinel mayo 2014-2019. Vicente Robalino trabajó realizando la cobertura informativa de cada uno de ellos.

Recibió varios reconocimientos

Entre mis reconocimientos está en calidad de socio de la Sociedad de Cronistas Gráficos de Pichincha el 15 de diciembre de 1976; reconocimiento de la Unión Nacional de Periodistas UNP, en calidad de socio activo el 14 de marzo del 2008.

Obtuve el título de maestro en la rama artesanal de fotografía el 14 de diciembre de 1974. Fui galardonado entre los trabajos presentados por 18.000 participantes para el concurso Miradas sobre Quito, en donde quedé entre los mejores foto-periodistas de los siglos XIX, XX y XXI.

Recibí la Mención de Honor como reportero de guerra, la llamada guerra del Alto Cenepa, en el año 1995. Además, he recibido varios diplomas de instituciones civiles, eclesiásticas, municipales y militares.

En su formación se destaca, la capacitación técnica del Sindicato de fotógrafos de Pichincha en 1967; curso de microfilm en Kodak en 1971; curso legislación laboral y artesanal y administración de talleres en 1975.

Capacitación artesanal de alto nivel en 1988; curso de premier, edición pro y Photoshop en el 2002; diploma código de ética en el 2007; certificado acreditándome como Servidor Municipal de Carrera; certificado primer seminario de Comunicación en riesgos y Diploma de Honor por termino de las funciones en el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito.

Además de diplomas de reconocimiento en la labor social realizada en. Calidad de Presidente de los barrios de San Juan, la Ofelia. Norte de Quito y Ontaneda Alta de la Parroquia de Conocoto.

Revela sus anécdotas

Entre mis anécdotas recuerdo que cuando comencé en la hermosa profesión de la fotografía a los 10 años de edad. Mi Papito tenía el estudio fotográfico en el centro de Quito y se tomaba fotografías al instante pasaportes, carnets etc. Vinieron tres personas que viajaban y requerían fotos tamaño pasaporte y me dijo mi papá que revele las tres placas en el cuarto obscuro.

Me equivoqué y puse las tres placas-negativos en el fijador, luego pasó al detenedor, agua y por último a la cubeta del revelador. Y, Oh sorpresa al encender la luz roja veo que las placas estaban sin ninguna imagen.

Por ello, recibí una tremenda alada de orejas de parte de mi padre porque me equivoqué al revelar. Pues debía comenzar por la cubeta del revelador.
Otra anécdota fue cuando en un recorrido con uno de los alcaldes nos invitaron a una comidita nuestra amable gente de uno de los barrios de la capital. Yo ayudé a poner las sillas y arreglar las mesas para recibir al alcalde.

Pero, el alcalde recibió en ese momento una llamada de la Presidencia de la República y tuvimos que retirarnos toda la comitiva y nos quedamos con los churos hechos sin probar el chanchito y las ricas papas que estaban preparadas. 

 Un hombre de valores morales
Les cuento que tuve unos padres maravillosos, donde ante todo nos inculcaron valores morales y personales, entre los que tengo que resaltar, la honradez, la lealtad, la solidaridad, la honestidad, el sacrificio, la humildad, la caridad, ser un buen trabajador y ante todo amar a Dios, sobre todas las cosas, ya que él es nuestro único dueño, dador de vida y quién me ha resuelto todas mis necesidades y problemas en mis 71 años de vida. Pero todo esto con mucha Fe y Amor.

Mis estudios primarios los realicé en mi hermosa escuelita fiscal Anexa México, donde fui el presidente de los primeros egresados del plantel. Posteriormente estudié mi secundaria en los Colegios San Andrés y Gran Bretaña.

Vicente Marcelo Robalino Navas es hijo de Genaro Robalino y María Rosario Navas. Nació en Quito, el 26 de julio 1948. Su esposa es María Angélica García Núñez.

Tiene cinco hijos, cuatro mujeres y un varón. Ruth Angélica, Verónica del Rosario, Sofia Marcela, Gladys de Lourdes y Josué Marcelo Robalino García.
Siete nietos: Lesly, Karen, Mateo, Jhosua, Carlos Alberto, Roberto y Angélica Brigitte. Tres bisnietos: Jair, Paulette y Antonella. (I)