Desde el inicio de la emergencia, 87 juntas de agua de las provincias de Bolívar y Chimborazo, han recibido asistencia y acompañamiento técnico para garantizar la provisión de agua segura para la población.

Las autoridades del MAAE continúan recorriendo las zonas afectadas.
Como parte de las acciones implementadas por el Gobierno Nacional para atender a las zonas afectadas por la caída de ceniza del volcán Sangay, en las provincias de Chimborazo, Bolívar y Guayas, las autoridades del Ministerio del Ambiente y Agua recorrieron el territorio y conformaron brigadas técnicas y operativas a fin de garantizar la dotación de agua segura en estas localidades.

En la provincia de Bolívar se atendió a 62 juntas de agua ubicadas en los cantones Chillanes y San Miguel de Bolívar, por medio de la implementación de medidas de cobertura de tanques de tratamiento de agua potable y de filtros. Asimismo, se realizó el muestreo de 23 sistemas de agua, con el apoyo de la Cruz Roja Internacional, a fin de garantizar la calidad del agua para la población.

Las juntas de agua del cantón Chillanes, además, recibieron 150 fundas de sacos, 25 mascarillas y 100 guantes de látex para la protección de la comunidad rural.
En la provincia de Chimborazo, por otro lado, esta cartera de Estado, brinda atención y acompañamiento técnico a 25 juntas de agua potable. Este trabajo permitió la colocación de material protector, tanto en filtros como en los tanques de tratamiento de agua potable, con el objetivo de evitar que la ceniza pueda afectar la integridad de la infraestructura de agua y saneamiento de este sector.
Paulo Proaño, ministro del Ambiente y Agua, señaló que como parte de la gestión territorial “se activaron las mesas de trabajo y sus oficinas técnicas, tanto de Chimborazo como de Guayas, para atender la emergencia producto de la caída de ceniza del volcán Sangay. Estas medidas nos permitirán proveer de agua segura y de calidad a la población que se ha visto afectada por este fenómeno natural, pues la prioridad del Presidente Lenín Moreno es atender a nuestra población”.

Las brigadas de atención permanecen en cada una de las juntas capacitando a la población sobre las medidas de protección que deben implementar para la protección del recurso hídrico y de la salud de los pobladores. (I)