El 30 de octubre de cada año se celebrará el “Día Nacional de la Agricultura Familiar Campesina”, una vez que el ministro de Agricultura y Ganadería, Xavier Lazo Guerrero, firmó el Acuerdo Ministerial en ese sentido, con el objetivo de reconocer la importancia de este sector estratégico dentro de los sistemas agroalimentarios, por su contribución para garantizar la soberanía alimentaria del Ecuador.

La firma se dio en el segundo día de la I Cumbre de la Agricultura Familiar Campesina: revalorizando los conocimientos ancestrales, enfoque sostenible y agroecológico para el desarrollo rural en la región, donde además las autoridades del MAG y BanEcuador suscribieron convenios de cooperación interinstitucional con la Confederación Nacional de Organizaciones Campesinas, Indígenas y Negras (FENOCIN).

El ministro Lazo indicó que es necesario seguir fortaleciendo los pasos dados y convertir en resultados prácticos la Política Pública Agropecuaria que fortalecen la Agricultura Familiar Campesina.

El convenio de cooperación firmado entre el MAG y FENOCIN, reprensentada por su presidente nacional, Santos Villamar, permitirá el desarrollo de metodologías de fortalecimiento de los procesos organizativos, productivos y comerciales, del sector agropecuario para el desarrollo de la AFC.

Además, se firmó un convenio interinstitucional entre BanEcuador, representado por su Gerente General, Lupe Velasco y FENOCIN, para promover la promoción, instrumentación y concesión de créditos para proyectos y emprendimientos de sostenibilidad, interculturalidad, productividad y fortalecimiento organizativo. Como testigo de honor firmó Franklin Columba Cuji, embajador de Ecuador del Estado Plurinacional en Bolivia y Gonzalo López, líder de la Unión de Organizaciones Sociales Interculturales del Sur (UOSISP).

“Estas firmas son importantes para dejar sellado el compromiso que tenemos con la Agricultura Familiar Campesina, a lo largo y ancho del país” dijo el Ministro Lazo.

María Teresa Hinojosa, dirigente nacional de la Mujer de FENOCIN, agradeció a las autoridades, participantes, ponentes nacionales e internacionales y a los líderes y lideresas en territorio que fueron parte de este espacio.

“Las mujeres, el agua y energía, no somos mercancías, somos dadoras de vida y sostenemos la economía del país”, dijo Hinojosa, quien invitó a que lo tratado en la cumbre se ponga en práctica.

La Cumbre de la Agricultura Familiar Campesina, organizada por FENOCIN y UOSISP, en coordinación con el MAG, en este día de cierre contó con conferencias sobre: la  Agricultura Familiar Campesina: desafíos y perspectivas; Fortalecimiento de los conocimientos y saberes ancestrales; Cambio Climático;  Comercialización en el contexto de la AFC; Normativa sobre inocuidad y calidad de alimentos en función a las dinámicas de la AFC; Agricultura familiar en el marco de los Derechos Campesinos, los Derechos Indígenas y la tradición comunitaria en Sudamérica; Comercialización de la producción de la agricultura familiar campesina, dificultad y estrategias de tratamiento, entre otros.