“Si hay un momento en el mundo para la solidaridad es hoy. No podemos solos, necesitamos de alguien más”, resaltó la vicepresidenta del Ecuador, María Alejandra Muñoz, durante un encuentro de trabajo, este miércoles 11 de noviembre de 2020, con el director Ejecutivo Adjunto del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas, Amir Abdulla y con el director Regional de PMA para América Latina y el Caribe, Miguel Barreto.

En marzo de este año Ecuador solicitó a Naciones Unidas la implementación de una metodología de medición de daños del Covid-19 en el país denominada Post Desaster Needs Assesment (PDNA), levantando el impacto en el tejido social y productivo y la necesidad de implementar acciones específicas, especialmente, para atender a los más vulnerables, niñez, jóvenes, enfermedades catastróficas, mujeres, así como niños en abandono por violencia.

En el 2017, la Junta Directiva del Programa Mundial de Alimentos aprobó el Plan estratégico para su trabajo en el Ecuador enfocado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de lucha contra el hambre para los siguientes cinco años y bajo ese plan se ha venido trabajando desde la Vicepresidencia de la República.

En ese contexto, y en el marco del encuentro entre la Vicepresidenta María Alejandra Muñoz, el director Amir Abdulla y altos funcionarios del PMA, este miércoles 11 de noviembre, se firmó en Roma, Italia, una carta de compromiso de cooperación interinstitucional entre la Vicepresidencia del Ecuador y el Programa Mundial de Alimentos, con los siguientes objetivos conforme a lo planteado en el encuentro:

  1. Establecer planes específicos para desacelerar los daños del COVID-19 en condiciones de vida con enfoque en los 6 cantones priorizados por altos índices de desnutrición crónica infantil.
    2. Implementar, a través de la colaboración público-privada, la iniciativa comida con causa, que implica una concientización y educación sobre hábitos alimenticios en el Ecuador.
  2. Apoyo directo a la iniciativa de la Vicepresidencia de la República sobre implementar comedores populares en zonas específicas de inseguridad alimentaria y apoyo técnico para las iniciativas privadas existentes en la lucha contra el hambre. Dentro de las condiciones de vida, una de las mayores debilidades en el Ecuador es que registra la segunda tasa en América Latina y el Caribe con desnutrición crónica infantil.

Por tal razón, desde la Vicepresidencia de la República se tomó la decisión “de liderar con mucha fuerza la lucha contra el hambre y allí encontramos estas coincidencias con ustedes, porque la lucha contra el hambre es la lucha por la paz y por el desarrollo”, puntualizó la Vicepresidenta.

En este sentido, el director del PMA, Amir Abdulla, mostró su apertura para avanzar en esta alianza por los niños, “muchas personas han perdido el trabajo y el nivel de inseguridad alimentaria ha crecido mucho en la región y particularmente también en países de migrantes, cuente con nuestro apoyo”, añadió. La vicepresidenta María Alejandra Muñoz felicitó al PMA, en nombre del presidente Lenín Moreno, por el Nobel de la Paz otorgado y reconoció el honor que significa para el país el liderazgo de la ecuatoriana Carmen Burbano al frente del Programa de Alimentación Escolar del PMA a nivel global, con sede en Roma.

En el marco de las funciones delegadas mediante Decreto 1106, la Vicepresidenta emprende acciones para desacelerar los daños del Covid-19 en el tejido social como parte del Círculo Hambre Cero; articulación y seguimiento a la estrategia integral para la atención prioritaria de niñas y niños que padecen enfermedades crónicas o degenerativas.

“Es fundamental seguir poniendo sobre la mesa las realidades sociales, porque solo sintiendo y acercándose, se despierta en el ser humano esa capacidad de decir yo puedo ayudar” – María Alejandra Muñoz. (I)