Tras 10 horas continuas de trabajo, la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento (Epmaps-Agua de Quito) concluyó la desobstrucción parcial y reparación de un tramo de la línea de conducción afectado por la incrustación de raíces que impedía el paso del agua que abastece a las poblaciones de Pintag, La Merced y Alangasí.

Este martes 24 de noviembre de 2020, la Epmaps también implantó un nuevo transformador de energía eléctrica que ayudará a mantener en funcionamiento simultáneo dos bombas en los pozos La Cocha y La Granja.

Con estas acciones inmediatas se logra incrementar el caudal de 150 a 220 litros por segundo. De esta manera se optimiza la dotación de agua potable en las tres parroquias del Valle de los Chillos.

A mediano y largo plazo se prevé el reemplazo completo de la línea de conducción con una inversión cercana al millón de dólares, la recuperación completa de la planta de tratamiento La Floresta y la instalación de pozos en Pintag.

Una vez concluidos los trabajos se inició la recuperación de la red para restituir el servicio de agua potable en las próximas horas, en las tres parroquias.
Durante el tiempo que demorará el corte, Agua de Quito abastece a la población con agua potable a través de tanqueros, en coordinación con los gobiernos locales.

Epmaps agradece la comprensión de la ciudadanía y ofrece disculpas por las molestias ocasionadas por la realización de estos trabajos, cuyo objetivo es recuperar la capacidad hidráulica de la línea de conducción y, consecuentemente, normalizar el servicio en la zona. (I)