Por el abuso sexual perpetrado contra una menor de 15 años –y con base a las pruebas presentadas por Fiscalía–Tribunal de Garantías Penales de Tungurahua declaró culpable a Isidro Paúl P. P. y lo sentenció a tres años de privación de libertad.

Además, deberá pagar una reparación integral que será notificada en los próximos días.

En la audiencia de juicio, el fiscal de Asuntos Indígenas, Pedro Tisalema, relató que la tarde del 8 de marzo de 2019, la víctima se encontraba en los exteriores de su unidad educativa, cuando el hoy sentenciado (comunero del sector) persiguió a la menor y entró de forma clandestina al establecimiento escolar, ubicado en el sector de Calhua Grande de la parroquia Augusto Martínez, provincia de Tungurahua.

En el lugar, continuó persiguiendo a la menor por el pasillo hasta el interior de su aula de clases, donde la abrazó por la cintura para luego obligarla a que se acostara en el piso, la besó y tocó sus partes íntimas por debajo del anaco. De inmediato llegó personal de la institución que evitó la violación.

Fiscalía demostró la materialidad y responsabilidad del sentenciado con pruebas testimoniales, periciales y documentales, como el informe técnico de abuso sexual al interior de la unidad educativa, el informe de la Dinapen, que recaba datos de los investigados y de la víctima; el informe psicológico forense, el informe de reconocimiento del lugar de los hechos, el informe pericial del entorno social, entre otros.

Dato jurídico

El delito de abuso sexual está tipificado en el artículo 170, inciso primero, del Código Orgánico Integral Penal (COIP).