“Hemos comprobado que las brigadas de salud garantizan los controles a los pasajeros que ingresen al país en los aeropuertos internacionales y que son eficientes, modernos y adecuados”, aseguró Juan Carlos Zevallos, ministro de Salud Pública, durante un recorrido por el aeropuerto Mariscal Sucre de Quito, la noche de este 29 de diciembre de 2020.

En la visita conjunta participaron Pablo Galindo, subsecretario de Transporte Aéreo del Ministerio de Transporte y Obras Públicas (MTOP), Allan Padilla, director de Operaciones y Mantenimiento de Quiport y Nicolás Larenas, delegado de la Empresa Pública Metropolitana de Servicios Aeroportuarios y Gestión de Zonas Francas y Regímenes Especiales (EPMSA).

De manera sorpresiva, las autoridades recorrieron la terminal aérea para constatar que el monitoreo, la vigilancia epidemiológica y la socialización de las medidas de bioseguridad sean permanentes para los usuarios y ciudadanía que visita este lugar.

El trabajo coordinado entre instituciones nacionales y municipales ha permitido obtener resultados alentadores para contener la pandemia. Además, este esfuerzo mancomunado amplió los espacios de trabajo y descanso para los profesionales de la salud y pasajeros, subrayó el ministro Zevallos.

Desde el pasado 22 de diciembre, tras las nuevas medidas adoptadas por el Comité de Operaciones de Emergencia (COE), el Ministerio de Salud Pública (MSP), tanto en el aeropuerto de la capital como en el de Guayaquil, ha aplicado 1.888 pruebas de antígeno, de las cuales 26 fueron positivas (20 en Quito y 7 en Guayaquil). Los pacientes están en Aislamiento Obligatorio.

En Quito están activadas tres brigadas para realizar las acciones de control. 30 personas rotan en turnos cada nueve días. Es decir, seis personas se encargan de la verificación de los pasajeros que vienen de Reino Unido, Australia, Sudáfrica, Israel y la Unión Europea (UE) por día; así como también de otros países del mundo.En Guayaquil hay dos brigadas, con 10 personas cada una, con la misma metodología.

“Queremos limitar los contagios, variaciones y mutaciones del virus.Estoy muy satisfecho con el trabajo y la labor que cumplen los brigadistas, es un esfuerzo grande de todos”, destacó Zevallos.

Al arribo de cada ciudadano residente o extranjero, los profesionales de salud revisan que los certificados de la prueba RT-PCR de los pasajeros estén vigentes. Como parte del proceso, de manera aleatoria (10% de pasajeros por vuelo), se aplican pruebas de antígenos en los puntos de entrada aéreos y marítimos.

Los pasajeros que resulten positivos para la prueba de antígenos deberán cumplir el aislamiento obligatorio durante 10 días en sus domicilios, si son residentes, y en hoteles en caso de ser extranjeros.

Cabe mencionar que, el personal de salud cumple todas las medidas de bioseguridad como la utilización de los equipos de protección personal, de acuerdo con los lineamientos emitidos por la autoridad sanitaria. (I)