Del 17 al 24 de enero, guardaparques y científicos de la Dirección del Parque Nacional Galápagos y Galapagos Conservancy, realizaron el monitoreo de tortugas gigantes del volcán Alcedo, al norte de la isla Isabela, con la finalidad de obtener datos sobre el desarrollo de la especie Chelonoidis vandenburghi en la zona.

 

Durante ese tiempo se pudo monitorear 160 kilómetros cuadrados, se marcaron 1.745 hembras, 1.794 machos y 1.184 juveniles de la especie, resultados que superaron las expectativas de quienes lideran la Iniciativa para la Restauración de las Tortugas Gigantes.

 

Los esfuerzos fueron dirigidos a las dos secciones del volcán que debido a la disponibilidad de alimento concentran aproximadamente el 90% de la población de tortugas y se ubican en la cumbre y laderas este y sur, así como el interior de la caldera.

 

Danny Rueda, director del Parque Nacional Galápagos, señaló “encontrar esta cantidad de tortugas en el volcán Alcedo nos confirma que los programas de manejo implementados son exitosos.

 

La erradicación de las cabras y burros en el 2006 ha permitido que la población de tortugas gigantes prospere. Además, se encontró abundante vegetación lo que garantiza una fuente permanente de alimento para esta especie”.

 

Washington Tapia, representante de Galapagos Condervancy, líder de la expedición, mencionó “estos datos sugieren que se trata de una población saludable porque en la naturaleza una especie que cuenta con un macho por cada hembra, como es el caso de las tortugas de volcán Alcedo, es una población completamente viable. Y aunque faltan datos por procesar, estimo que la población sobrepasa las 12 a 15 mil tortugas”.

 

Johannes Ramírez, guardaparques que participó en esta expedición, explicó “el trabajo de monitoreo demanda un esfuerzo físico extremo ya que en una sola jornada algunos grupos tuvimos que recorrer hasta 27 kilómetros para cubrir el área asignada y cumplir eficazmente con los objetivos del muestreo, sin embargo, valió la pena cuando pudimos visualizar en un solo cuadrante de más o menos 200 metros un grupo de más de 500 tortugas”.

 

Esta expedición reveló que esta es la población de tortugas gigantes de Galápagos que en mejor estado de conservación se encuentra; pero no está libre de amenazas, pues también fueron encontradas especies invasoras como ratas y gatos ferales.