Hace exactamente un año, el 11 de abril de 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció que la enfermedad provocada por el coronavirus de Wuhan, que estaba siendo investigada se denominaría Covid-19.

La decisión del nombre fue tomada durante una reunión, en Ginebra, de 300 expertos en virología, epidemiología y otras ramas científicas para estudiar vías de investigación y posibles tratamientos y vacunas.

El coronavirus de Wuhan, como se le conoció a la fecha, un año después ha contagiado a alrededor de 108 mil personas y matado a 2, 3 millones, en todo el mundo.

La OMS decidió usar un nombre que «pueda pronunciarse y no aluda a una localización geográfica específica, un animal o un grupo de personas» para evitar estigmatizaciones, destacó en rueda de prensa el director general del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, al anunciar esta decisión.

El nombre nace de un acrónimo en inglés a partir de la expresión ‘corona virus disease’ (enfermedad de coronavirus) y será un estándar para eventuales brotes de coronavirus en el futuro, señaló Tedros. Con un nombre oficial «se evitará usar otros que pueden ser inexactos o estigmaticen», añadió

La denominación Covid-19 es significativamente diferente a anteriores coronavirus que también causaron alarmas sanitarias internacionales en años pasados, como el SARS (síndrome respiratorio agudo y grave) o el MERS (síndrome respiratorio de Oriente Medio), este último con alusión al origen geográfico de la enfermedad.

La expansión del virus, trastornó las costumbres, tranquilidad, economía y salud de los habitantes del planeta que ha sido obligada a algún tipo de confinamiento, debió adaptarse al uso de mascarillas y a manejar un distanciamiento físico, incluso con su mismo núcleo familiar.