.

“Las manifestaciones de odio, venganza y crueldad expresadas hoy en las cárceles del país, no son únicamente mensajes del crimen organizado, son también evidencias de la salud mental del sistema. La policía reacciona, no tiene la competencia de readaptación social de los penados”, dijo el Comandante General de Policía, Patricio Carrillo al referirse al cruel asesinato de decenas de reos en cárceles de Guayaquil, Latacunga y Cuenca.

Sangrientas y macabras escenas se registraron este martes en tres cárceles del Ecuador dejando un saldo de más de 62 muertos, todas personas privadas de la libertad (PPL), según se informó oficialmente.

Horas más tarde un nuevo enfrentamiento en dos cárceles de Guayaquil dejaba trece muertos más para llegar a la escalofriante cifra de 75 privados de la libertad asesinados

El director de Rehabilitación Social, Edmundo Moncayo dio a conocer el fallecimiento de 62 reos y una veintena de heridos, registrados durante el enfrentamiento de dos bandas delictivas que pugnan por el control de los centros de privación de libertad.

La inclemente violencia provocada por bandas delictivas que pugnan por el control de los centros de rehabilitación, estalló paralelamente en los centros de rehabilitación instalados en Cuenca (sur) Latacunga (centro) y Guayaquil (costa).

Videos capturados por los propios reos y difundidos por grupos de whatsapp daban cuenta de los asesinatos a varios detenidos a los que se les degolló, mutiló e incineró.

La alerta máxima se dio a las 9:00 y alrededor de 800 miembros policiales debieron actuar para tomar el control de las cárceles y evitar la fuga de los detenidos.

Según Moncayo, los hechos surgen a raíz de una requisa policial que se realizó la noche del lunes en la que se incautaron armas de fuego. Esto como respuesta a una alerta que se realizaría la victimización del miembro de una de las bandas criminales en disputa entre las que se ha identificado a los choneros, lobos, pipos, chonekillers, entre otros.

El presidente, Lenín Moreno, a través de su cuenta de twitter señaló que “organizaciones criminales realizan acciones de violencia simultáneas en varios centros penitenciarios del país” e informó que la Policía ecuatoriana en coordinación con el Ministerio de Gobierno, “están actuando para retomar el control de las cárceles”

“La falta preocupación, el descuido y abandono y las falencias de control en los centros de rehabilitación los ha convertido en verdaderas sedes del delito” señaló  el exdirector de Rehabilitación Social, Alfredo Muñoz.

“La falta de vigilancia a través de video, la ausencia de inhibidores de señales para teléfonos celulares, la aglomeración ha permitido que no haya un control adecuado de las actividades que realizan los privados de libertad. A esto se suma la conformación de mafias que permiten el ingreso a las cárceles de armas de alto calibre”, puntualizó.

Moncayo lo reconoce, “las organizaciones delictivas han ido posesionándose y organizándose (…) con el fin de encontrar un liderazgo delictivo al interior de los centros de privación de libertad” dijo en una rueda de prensa en la que reconoció que se evidencian, en los hechos, culturas delictivas internacionales.

El funcionario anunció que adoptarán las alternativas y medidas sobre las hipótesis de las organizaciones que actuaron este martes para que sean investigadas por la Fiscalía “y quizás podamos evidenciar las acciones correspondientes”.