Los estragos del fuerte invierno se viven en todo el país. Deslaves, deslizamiento de tierra, desborde de ríos, inundaciones en centros urbanos se registran en varios lugares.