La vacunación en Ecuador nos recordó las más cruel de las inequidades de la sociedad: el derecho a vivir. Mientras unos se vacunaron con música de fondo, otros, en medio de un inclemente clima, acudieron a alquilar un computador, solo para enfrentarse a una página caída que les niega un derecho que debe ser de todos.