Por segundo año consecutivo se suspenden las históricas procesiones de Quito y Guayaquil. Los actos litúrgicos se realizarán en modalidad virtual.

Con el fin de evitar las aglomeraciones que pueden incidir en el contagio del Covid-19, la Conferencia Episcopal Ecuatoriana suspendió por segundo año consecutivo la realización de las procesiones que se realizan con motivo de la Semana Santa.

Históricamente los eventos católicos, principalmente con la procesión del Jesús del Gran Poder, en Quito; y del Cristo del Consuelo, en Guayaquil, convocan a miles de fieles católicos, por lo que la decisión se enmarca en los pedidos del Comité de Operaciones de Emergencia, COE nacional, para evitar eventos masivos que favorezcan el contagio del coronavirus.

 Los actos litúrgicos a propósito de la Semana Santa se realizarán en modalidad virtual pero cada una de las parroquias establecerán horarios para la celebración de las misas con un aforo del 30% y guardando las medidas de bioseguridad.