Con información de El Tiempo

 Colombia está a la espera de que el presidente, Iván Duque, decrete el estado de Conmoción para frenar las ininterrumpidas marchas de protesta y manifestaciones, que se realizan desde hace unan semana en el marco de la convocatoria a un Paro Nacional. Los abusos de la fuerza pública, habrían provocado la muerte de al menos 30 civiles, según denuncias de los organismos de derechos humanos.

 En este dramático ambiente, se suma el ataque, que junto a otros jóvenes que realizaban un plantón pacífico, recibió Lucas Villa, en la ciudad de Pereira, la noche de este miércoles. Tres jóvenes fueron baleados por desconocidos a bordo de un vehículo.

Villa de 37 años, estudiante del programa de Ciencias del Deporte y Recreación de la Universidad Tecnológica de Pereira (UTP), instructor de yoga y terapeuta, había participado activamente de varias manifestaciones, según se muestra en videos difundidos por redes sociales. “Nos están matando en Colombia” dijo a viva voz, horas antes de que fuera acribillado.

 Duras imágenes en redes mostraban el cuerpo herido de Villa, mientras trataban de llevarlo a un centro médico para que sea atendido. La indignación colombiana es evidente.

 Martha Viviana de las Salas, tía de Lucas, relató que su sobrino se caracteriza por ser un hombre pacífico «que venía abordando la problemática social desde lo cultural, desde el amor. Él era un activista pacífico y se le veía en todas las manifestaciones cantando, bailando. Era un hombre feliz y con su discurso intentando persuadir sobre los problemas sociales del país», le dijo la familiar de Lucas a EL TIEMPO.

 Él es un abanderado de los derechos sociales y jamás se le podría relacionar con un hecho vandálico o de violencia. Por el contrario, es un instructor de yoga y coach en orientación terapéutica, siempre está escuchando a las personas. Es un hombre coherente con sus convicciones y sus acciones’’.

 Horas antes de este relato, Lucas había participado en las marchas en la ciudad, luego había abordado los buses de Pereira para explicarles a los demás ciudadanos las razones del paro. Posteriormente, durante la noche, hizo presencia junto a otro grupo de manifestantes en un sector del viaducto donde sufrieron el ataque.

Minutos antes de que atentaran contra ellos, habían recibido víveres y donaciones por parte de la comunidad que apoya el paro. Además, cabe resaltar que en la zona no se estaban presentando bloqueos ni enfrentamientos entre Esmad y manifestantes.

El parte médico

El hospital universitario San Jorge de Pereira informó que Lucas llegó con traumatismos por proyectil de arma de fuego en cráneo, cuello, tórax y miembro inferior derecho y, de manera inmediata, recibió la atención médica requerida.

«El paciente fue valorado por el equipo de neurocirugía, el cual diagnosticó que por el tipo de lesión no es candidato a procedimiento quirúrgico e inmediatamente pasó a manejo multidisciplinario en UCI en donde aún permanece en condición crítica y pronóstico reservado».

Familiares de Lucas Villa Vásquez informaron a Caracol Radio que el joven fue dictaminado con muerte cerebral.