El anuncio de suspensión del servicio de transporte urbano, combinado y rural, lo hizo José Santamaría, presidente de la Cámara de Transporte de Quito, CTDMQ, que agrupa a 56 de las 62 operadoras que prestan servicio en el Distrito Metropolitano.

 “Lo hacemos por voluntad propia, no es un paro, sino una suspensión pacífica de nuestras actividades”, anunció, el paado viernes 7 de mayo, el dirigente del transporte en Quito al justificar la medida porque no cuentan con los recursos económicos para comprar combustible y realizar el mantenimiento a sus vehículos

Santamaría resaltó que la situación de los transportistas en insostenible debido al incremento mensual del precio del diésel. Según su análisis desde que el Gobierno puso en vigencia el sistema de bandas mensuales, de acuerdo al precio internacional del petróleo, el valor del derivado del petróleo, principal insumo para el trabajo de los transportistas, se ha incrementado en un 44 %.

 La Empresa de Pasajeros, mediante un comunicado público, anunció que, ante la medida del gremio del transporte, el trolebús, la ecovía y los alimentadores operarán con normalidad “sin afectación alguna a sus usuarios”.