Por Dra. Carolina Alvear Ayala

La adicción al tabaco es provocada principalmente por uno de sus componentes activos, la nicotina la cual produce efectos placenteros temporales en el cerebro por lo tanto es la responsable de la dependencia de los fumadores, además de la nicotina los cigarrillos contienen alquitrán y monóxido de carbono junto con otros casi 4000 ingredientes más muchos de ellos tóxicos.

 El tabaquismo sigue siendo la causa principal de enfermedad y muertes evitables en todo el planeta, se dice que cada 2 de 3 fumadores crónicos morirán de manera prematura debido a la enfermedad originada por el tabaco entre ellas cáncer, cardiopatías y enfermedades pulmonares. En el Ecuador el tabaco mata a más de 7.000 personas al año según datos del 2020, según estos datos oficiales, 6 millones de personas son fumadores activos y alrededor de 890.000 fumadores pasivos, es decir que estan expuestos al humo del tabaco sin necesidad de consumirlo. 

 El tabaco causa 8 millones de muertes cada año. La evidencia publicada este año demuestra que los fumadores tienen mayor probabilidad de desarrollar enfermedad severa con COVID-19 que los no fumadores. 

EL TABAQUISMO ES UN IMPORTANTE FACTOR DE RIESGO 

El tabaco provocó miles de muertes al año por dolencias como la bronquitis crónica, enfisema pulmonar, cáncer de pulmón y de faringe entre otras patologías, además aumenta la probabilidad de desarrollar enfermedades cardiovasculares como el infarto de miocardio y de empeorar otras como la hipertensión y la diabetes.

La incidencia de cáncer en nuestro país es de 157,2 casos por 100.000 habitantes según un informe difundido por la Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer perteneciente a la OMS, por otro lado, la Sociedad de Lucha Contra el Cáncer (SOLCA) señala que el cáncer de pulmónn aumenta su incidencia cada año, observándose en el 2008 alrededor de 3,78 muertes a 3.72 muertes en 2017 por 100.000 habitantes.  Entre los grupos etarios mayormente afectados tanto en hombres como mujeres fueron los de 60 a 74 años, seguido de 45 a 59 años de edad, y se ha identificado que en los hombres se estabiliza o disminuye, mientras que en las mujeres tiende a sostenerse con tendencia al crecimiento.

TABAQUISMO PASIVO

Las personas que no fuman, pero están expuestas al humo del cigarrillo o al humo exhalado por un fumador cercano, pueden desarrollar muchos de los trastornos que sufren los fumadores activos, sobre todo cuando la exposición es reiterada.

SÍNTOMAS DE QUE ERES ADICTO AL TABACO

  • Incapacidad para dejar de fumar
  • Síndrome de abstinencia al dejar el tabaco, provoca síntomas como ansiedad, irritabilidad, agitación, dificultad para concentrarse, depresión, ira, insomnio, vómitos y diarreas.
  • A pesar de los problemas de salud el consumo de tabaco sigue siendo continuo
  • Evitar los lugares libres de humo o dejar de socializar con amigos y familia por no poder fumar en estas situaciones.

CONSECUENCIAS 

Los principales problemas de Salud relacionados al consumo de tabaco son las patologías pulmonares y cardiacas, entre ellas la arteriopatía coronaria principalmente infarto de miocardio y angina de pecho, y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Sin embargo, se conoce que la mayor consecuencia de el tabaquismo es el cáncer de pulmón.

CÁNCER DEL PULMÓN

Esta patología es la principal causa de muerte por cáncer tanto en hombres como en mujeres y 85% de los casos estan relacionados con el tabaquismo.

Los síntomas del cáncer de pulmón dependen de su tipo, localización y de la manera que se extiende hacia el interior de los pulmones, hacia las áreas que los rodean y hacia cualquier otra parte del cuerpo.  Uno de los síntomas más frecuentes es una tos persistente o cambios en las características de la tos cuando la persona ya tiene una tos crónica, algunas personas presentan expectoración con sangre y otros síntomas inespecíficos como la pérdida de apetito, pérdida de peso, cansancio, dolor torácico y debilidad.

Para el diagnóstico de esta patología el principal examen complementario a realizarse es la radiografía de tórax, que permite detectar la mayoría de los tumores pulmonares, a partir de este examen se pueden necesitar otros exámenes para un diagnóstico más exacto.

Para tratar el cáncer de pulmón pueden utilizarse cirugía, inmunoterapia, quimioterapia, agentes dirigidos a dianas específicas y radioterapia, pero el tratamiento dependerá del tipo de cáncer y de la localización del mismo.

TABAQUISMO Y EMBARAZO

Fumar durante el periodo de gestación exponen al feto a graves peligros entre ellos el riesgo de la muerte fetal, la posibilidad de un parto prematuro, bajo peso del recién nacido al nacimiento, mal formaciones congénitas en el cráneo y el aparato urinario, y aumento del riesgo de muerte súbita del lactante, ya que las cifras demuestran que el número de casos en madres fumadoras es tres veces mayor.

 TABAQUISMO EN NIÑOS Y ADOLESCENTES

 El 41,3% de los jóvenes de entre 14 y 18 años declara haber fumado en alguna ocasión, mientras que el 9,8% asegura fumar a diario, esto se relaciona con varios factores principalmente sociales.  Los jóvenes que llegan a los 15 años sin probar el tabaco tiene muchas posibilidades de no ser fumadores en su vida adulta.

Alrededor de 780 millones de personas en todo el mundo dicen que quieren dejar el tabaco, pero solo el 30% de ellos tienen acceso a las herramientas que pueden ayudarlas a hacerlo.

DEJAR DE FUMAR

 

Dejar de consumir tabaco trae más ventajas que desventajas sobre todo en la salud, asi se disminuye la predisposición de padecer enfermedades mortales, además mejora la respiración, la persona que no fuma se cansa menos al realizar actividades físicas, la piel y el rostro se recuperan del envejecimiento prematuro, la tasa de reinfarto en caso de haber tenido uno disminuye hasta en un 50%. 

 Además de los beneficios para la salud que trae dejar de fumar también mejora la economía de la persona, también mejora el aliento, la salud buco dental, se deja de roncar, aumenta la autoestima entre otros varios beneficios.

Dejar de fumar es un proceso de varias etapas:

  1. Precontemplación: Existe la intención de dejar de fumar en el futuro.
  2. Contemplación: Se piensa en dejar de fumar en los próximos seis meses, aunque aún existen dudas de la capacidad para conseguirlo.
  3. Preparación: Se elabora un plan de acción para dejar el tabaco el próximo mes. De hecho, ya existe al menos el intento de fumar menos.
  4. Acción: Ha dejado de fumar totalmente en los últimos seis meses.
  5. Mantenimiento: Ya no se realizan tantos esfuerzos para evitar la recaída. Este periodo abarca entre los seis meses y los cinco años desde el abandono del consumo.
  6. Recaída: La mayoría de los ex fumadores ha recaído alguna vez. ¡Recaer no implica fracasar! El mayor peligro es no intentarlo nunca.
  7. Finalización: Desaparece el deseo de fumar y no ya no se teme una recaída.

ESTRATEGIAS PARA DEJAR DE FUMAR

Lo fundamental es querer dejar de fumar, aunque se hayan realizado intentos fallidos previos. Estos consejos pueden ser útiles para conseguirlo:

  • Fijar una fecha para dejarlo en los próximos 15 días
  • Redactar una lista de motivos para abandonar el tabaco
  • Enumerar los cigarrillos que fuma por inercia al cabo del día
  • Deshacerse de cajetillas, encendedores y ceniceros en casa, el coche y el trabajo
  • Practicar pequeños ensayos de abstinencia
  • Busca aliados entre familiares y amigos
  • Recuerda que los síntomas (inquietud, ansiedad, irritabilidad, trastornos del sueño, falta de concentración, aumento del apetito, deseo imperioso de fuma), por intensos que parezcan, siempre son pasajeros
  • Cuando llegue el día elegido, la supresión del tabaco será total. Evitar las situaciones que solían traer implícito un cigarrillo, comer abundante fruta, hacer más ejercicio, tener a mano caramelos sin azúcar, rodearse de personas que pueden ayudar.

Y recuerda: ¡cada hora que pasa sin fumar es un éxito absoluto!

 

BIBLIOGRAFÍA

 Botell, M. L., Bermúdez, M. R., García, L. A. P., & Pieiga, E. M. (2006). Las consecuencias del tabaquismo. Revista Cubana de Higiene y Epidemiología44(3).

Jiménez-Ruiz, C. A., de Granda Orive, J. I., Reina, S. S., Valero, F. C., Palacios, P. R., & Ferrero, M. B. (2003). Recomendaciones para el tratamiento del tabaquismo. Archivos de Bronconeumología39(11), 514-523.

Suárez, D. D. L. Á. R., Espinosa, N. M., Leiva, A. M. H., & Soto, Y. M. G. (2012). Tabaquismo. MediCiego18(5).

 Fundación Española del Corazón. (s. f.). Tabaco y Tabaquismo. Tabaco y Tabaquismo. Recuperado 26 de mayo de 2021, de https://fundaciondelcorazon.com/prevencion/riesgo-cardiovascular/fumar-tabaco-tabaquismo.html

Manual MSD. (s. f.). Cáncer de pulmón. Cáncer de pulmón. Recuperado 26 de mayo de 2021, de https://www.msdmanuals.com/es-ec/hogar/trastornos-del-pulmón-y-las-v%C3%ADas-respiratorias/tumores-pulmonares/cáncer-de-pulmón.