Por la violación incestuosa perpetrada en su hija de 5 años y con base en las pruebas presentadas por Fiscalía, Tribunal de Garantías Penales de Tungurahua sentenció a Silvio Hernán T. M., a 22 años de privación de la libertad.

La sentencia también incluye una reparación integral a favor de la víctima, que se conocerá cuando el fallo sea notificado por escrito.

En la audiencia de juicio la fiscal del caso, Alexandra Sanchez, demostró la materialidad del delito y la responsabilidad del procesado con pruebas testimoniales, periciales y documentales, entre las principales constan el informe ginecológico practicado a la niña, el reconocimiento de evidencias, el reconocimiento del lugar de los hechos, la pericia de entorno social, el informe pericial de proteína P-30 y de perfiles genéticos (ADN) que evidenciaron la existencia de la infracción y una compatibilidad del 99.99% entre el sentenciado y la víctima.

Los hechos ocurrieron la tarde del pasado 13 de enero, en el caserío Chambiato, sector Cuatro Esquinas de Pelileo, cuando Silvio Hernán T. M. había aprovechado la ausencia de la madre para agredirla sexualmente.

Cuando la progenitora regresó a casa, la niña le dijo que estaba adolorida. La mujer la revisó y vio máculas de sangre en su ropa interior. La víctima, en un principio, le dijo que se cayó cogiendo capulíes, pero luego rompió el silencio y contó lo ocurrido. De inmediato fue trasladada a una casa de salud y el agresor fue aprehendido.

Información jurídica

El sentenciado recibió la condena prevista en el artículo 171 (reformado), inciso primero, numerales 2 y 3, y en el inciso segundo, numeral 4, del Código Orgánico Integral Penal (COIP).