Ante el desbordamiento de la actividad delictiva e inseguridad que azota al país, el presidente, Guillermo Lasso, suscribió el decreto ejecutivo con vigencia desde este lunes 18 de octubre. En cadena nacional de radio y televisión, anunció el estado de excepción en todo el territorio nacional, El documento

Lasso, decretó el «estado de excepción por grave conmoción interna», especialmente en provincias donde las estadísticas advierten de un repunte del crimen.

El anuncio, que incluye la salida de los militares a las calles para el control delincuencial, se registra a vísperas de la visita que realizará al país el secretario de Estado, Antony Blinken, quien estará en Colombia y Ecuador el próximo jueves.

“Nuestras fuerzas militares y policiales se sentirán con fuerza en las calles”, exclamó el Mandatario al puntualizar que el decreto contempla disponer la movilización de las Fuerzas Armadas en las provincias de El Oro, Guayas, Santa Elena, Manabí, Los Ríos, Esmeraldas, Santo Domingo de Los Tsáchilas, Pichincha y Sucumbíos para complementar las funciones de la Policía Nacional de: control operativo en los ámbitos requeridos de seguridad ciudadana, protección interna, prevención del delito y orden público; y realizar operativos de control, registros, requisas en casos de porte de armas y sustancias sujetas a fiscalización.

En el resto de provincias, la Comandancia General de la Policía coordinará acciones con las entidades públicas en territorio para reforzar vigilancia y prevención del delito, informó el mandatario.

Anunció también que se creará la Unidad de Defensa Legal de la Fuerza Pública, entidad que se dedicará exclusivamente a la protección de aquellos miembros de la Policía Nacional y Fuerzas Armadas que sean demandados por simplemente cumplir con su deber: “la ley debe intimidar al delincuente, no al policía.

“Este Gobierno indultará a todos aquellos que hayan sido injustamente condenados por haber cumplido con su labor”, dijo Lasso previo a anunciar que en los próximos días el Ejecutivo enviará el proyecto de “Ley de Defensa del Deber de la Fuerza Pública”.

Asimismo, el presidente hizo énfasis en la necesidad de combatir el consumo de drogas, problema social derivado del narcotráfico que ha sumido a muchos jóvenes a vivir bajo la adicción de sustancias. Para ese propósito se conformará un Comité Interinstitucional entre todos los ministerios del frente social y la Secretaría de Derechos Humanos, que producirá acciones concretas para prevenir, detener la adicción, y reinsertar a consumidores en la sociedad.