En diferentes provincias del país, este martes 19 de octubre, las Fuerzas Armadas iniciaron el control antidelincuencial en las provincias catalogadas como las de mayor violencia urbana.

El estado de excepción, que busca controlar esa inseguridad y restablecer la paz, aplicará en todo el territorio nacional por 60 días y busca frenar el incremento de la inseguridad, que ha afectado gravemente los derechos de la ciudadanía. “Nos corresponde salvar vidas de las garras de la delincuencia” dijo el presidente Guillermo Lasso al justificar el decreto “por grave conmoción interna”.

Según la disposición presidencial, las Fuerzas Armadas actuarán en las provincias de El Oro, Guayas, Santa Elena, Manabí, Los Ríos, Esmeraldas, Santo Domingo de Los Tsáchilas, Pichincha y Sucumbíos, para complementar las funciones de la Policía Nacional de: control operativo en los ámbitos requeridos de seguridad ciudadana, protección interna, prevención del delito y orden público; y realizar operativos de control, registros, requisas en casos de porte de armas y sustancias sujetas a fiscalización.

En el resto de provincias, la Comandancia General de la Policía coordinará acciones con las entidades públicas en territorio para reforzar vigilancia y prevención del delito.