Alex Quiñonez, reconocido velocista ecuatoriano, que dio varios triunfos atléticos internacionales al país y se preparaba para una competencia en Oregon, Estados Unidos, fue asesinado la noche del viernes en una calle de Guayaquil cuando departía con un grupo de amigos. Junto a él falleció el cantante de música urbana, Christopher Arcalla Ramírez.

Según las primeras informaciones se presume que el blanco de los cuatro sicarios, sería Arcalla, de 23 años, que en un video musical se declara como integrante de la organización narcodelicitva “Los Tiguerones”, involucrada en la confrontación por el control de territorio en las cárceles y en las calles de Guayaquil.  

Las notas de pesar han llegado de diferentes organismos deportivos del mundo. el presidente Guillermo Lasso expresó sus condolencias a la familia del deportista. “Sentimos mucho la dolorosa pérdida de Álex Quiñónez, padre, hijo, un gran velocista que marcó el deporte. Nuestras más sinceras condolencias a sus seres queridos. Que en paz descanse…”, escribió en su cuenta de twitter.

El cuerpo de Quiñonez fue trasladado este sábado hasta la ciudad de Esmeraldas donde será sepultado este domingo.